Bullying y Violencia: Como el estrés generado en la niñez, modifica los genes para siempre

foto bullying genes¿Qué tan bien puede usted recordar las caras de sus compañeros? ¿Puede recordar los nombres de los maestros, el secretario y el director? ¿Puede oír la forma en que sonó la campana? ¿Y el olor de la cafetería? El dolor de su primer amor? El pánico de encontrarse en el baño al mismo tiempo que el matón de la escuela?

Durante mucho tiempo, hemos comprendido que nuestras experiencias se acumulan en la mochila de nuestra psique. Incluso cosas que no puedes recordar conscientemente, están en algún lugar de por allí, nadando en la mente subconsciente, dispuesto a salir de forma inesperada para bien o para mal.

En una sola generación, los rasgos genéticos pueden cambiar y ser cambiados para siempre, como se muestra a través del apasionante mundo de la “epigenética”. Nuestros genes, en realidad, cambian como resultado de las condiciones de vida. (La epigenética es el interlocutor del ambiente con la genética. Es lo que explica la acción del estilo de vida sobre los genes. Las enfermedades se deberían, entonces, a alteraciones genéticas y epigenéticas.)

Hasta hace muy poco, hemos estado pensando y hablando sobre las consecuencias graves y de largo plazo que el bullying, en términos predominantemente psicológicos, producía. Todo el mundo está de acuerdo en que el bullying puede dejar cicatrices mentales muy significativas. El inmenso dolor psíquico y que en algunos niños y adolescentes, esta experiencia, puede incluso llevarlos a considerar y actuar sobre los deseos de dañarse físicamente a sí mismos.

Investigadores del Reino Unido y Canadá decidieron estudiar conjuntos de gemelos monocigóticos “idénticos”, a partir de los 5 años. Además de contar con un ADN idéntico, cada par de gemelos en el estudio, nunca había sido intimidado hasta ese momento.

Después de esperar algunos años, los científicos descubrieron que los gemelos donde uno de los dos había sido víctima de bullying, encontraron que presentaba ahora una diferencia epigenética sorprendente, y que no había estado allí presente cuando los niños tenían 5 años (ahora tenían 12 años).

Esto significa que la intimidación no sólo deja cicatrices psicológicas en los jóvenes y adolescentes; sino que también cambia radicalmente la forma en que nuestros genes trabajan y cómo dan forma a nuestras vidas, y probablemente, lo que transmitimos a las generaciones futuras.

¿Qué hace el cambio genético? Al gemelo acosado se le modificó un gen que codifica una proteína que ayuda a mover el neurotransmisor “serotonina” en las neuronas llamadas SERT. Encontraron que tenían significativamente más metilación del ADN en su región promotora. Se cree que este cambio hace que se produzaca menor cantidad de proteínas, que se pueden hacer a partir del gen SERT – es decir, cuanto más metilado, mas apagado está ese gen.

La razón de que estos resultados son significativos es que estos cambios epigenéticos se cree que son capaces de persistir a lo largo de nuestras vidas. Esto significa que incluso, si usted no puede recordar los detalles de la intimidación, sus genes sin duda lo hacen!

Pero eso no es todo lo que estos investigadores hallaron. También querían ver si había algún cambio psicológico entre los gemelos, que estuviera alineado con los cambios genéticos que habían observado. Para probar esto, se someten a los gemelos a ciertos tipos de pruebas de situación, que incluían hablar en público, a realizar cálculos mentales – experiencias que a la mayoría de nosotros nos resultan estresantes y se prefieren evitar-. Ellos descubrieron que uno de los gemelos, el que tiene el historial de haber sido intimidado (con un cambio epigenético correspondiente), tenía una respuesta de cortisol mucho menor cuando se lo exponía a las situaciones desagradables. La intimidación no sólo convirtió ese gen “SERT” a un nivel más “bajo”, sino que rechazó también sus niveles de cortisol, cuando está estresado.

Siempre hemos sabido que nuestros genes dan forma a nuestras vidas. Pero estamos aprendiendo ahora, que también dan forma a nuestras vidas, nuestros genes. Esto nos da una razón más para asegurarnos de que en los primeros años de vida de nuestros hijos, ellos estén libres de bullying y otros factores de estrés innecesarios o potencialmente dañinos. Al hacer esto, podemos estar ayudando no sólo a nuestros hijos, sino ​​a las generaciones futuras.

 

Fuente Sharon Moalem MD, Ph.D., es un galardonado inventor, médico y científico. Él es el autor del New York Times best-seller de la supervivencia de los más enfermos yHerencia: ¿Cómo nuestros genes cambiar nuestras vidas – y nuestras vidas cambian nuestros genes .

Posts relacionados

1Comentario
  • Lise

    30 Abril, 2016 at 11:35 Responder

    Que buen argumento también para la homosexualidad.

Posteá tu comentario