Justicia Restaurativa Juvenil:Te explico la conexión del BULLYING con las altas posibilidades de que los adolescentes caigan en el delito

 

ESTUDIO CON 136.549 ESTUDIANTES

Los factores que pueden hacer caer a un adolescente en el delito

  • Los niños con malas experiencias en la infancia tienen 77 veces más riesgo de delinquir
  • Por cada trauma adicional vivido, la probabilidad de violar la ley aumenta
  • Tener un familiar alcohólico es uno de los factores más comunes entre estos jóvenes

 

Un estudio estadounidense con 136. 549 estudiantes de sexto de primaria (12 años); de 3 º de la ESO (15), y de 2 º de bachillerato (17) acaba de relacionar distintas experiencias adversas en la infancia con un mayor riesgo de perpetrar actos violentos en la adolescencia.

Publicado en la revista ‘Pediatrics’ , el estudio recuerda que “en la ultima década, los trabajos realizados han empezado a aclarar cuáles son los efectos de las experiencias infantiles negativas en el desarrollo funcional de la adolescencia y en la pérdida de vida (suicidio, accidentes)… La literatura científica ha recogido que el maltrato físico, psíquico y sexual en la niñez se asocia a mayor ideación suicida y suicidio a término, así como a delincuencia en la adolescencia. Pero, hasta ahora, la magnitud de las distintas experiencias traumáticas y su relación con diferentes formas de violencia en la pubertad no se había estudiado con profundidad”.

En 2007, todos los participantes del ensayo, escolarizados en distintas escuelas públicas y privadas de Minnesota (EEUU), rellenaron un cuestionario de forma anónima sobre sus conductas, un autoexamen de su salud, sus percepciones y las características de los principales ámbitos de socialización y participación de los jóvenes.

Los investigadores intentaron determinar seis tipos de experiencias adversas en los primeros años de vida, como los abusos físicos y los sexuales por parte de un familiar u otras personas, ser testigo de abusos, la disfunción en el hogar por culpa del uso de alcohol o debido al consumo de drogas por parte de algún familiar. Posteriormente, se indagó en los distintos comportamientos violentos: delincuencia, acoso escolar, intimidación física, violencia dentro de la pareja, llevar armas al colegio y el uso de auto-violencia (automutilación, ideación suicida e intento de suicidio).

Problemas de alcohol en casa

Los datos revelan que uno de cada cuatro jóvenes reconoció haber vivido sucesos traumáticos cuando eran niños. “La experiencia más común en todos ellos fue el consumo de alcohol y sus consecuencias dentro del domicilio familiar (14,5%). Las chicas fueron las que de forma más frecuente reconocieron haber sufrido todos los acontecimientos adversos enumerados anteriormente”.

En cuanto al comportamiento violento, los datos revelan que el riesgo de que ellas cometan un acto violento se incrementa entre 1,7 a cinco veces más sea cual sea el acontecimiento negativo vivido, en comparación con aquéllas que han pasado una infancia ‘feliz’. Una posibilidad que aumenta hasta 77 veces en el caso de los varones.

Llama la atención que por cada tipo de suceso acontecido añadido (por ejemplo, tener un familiar que bebía y haber presenciado además abusos), el riesgo de cometer un acto delictivo se incrementaba de un 35% a un 144%.

Para Miguel Ángel Díaz-Sibaja, de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital de Día de Algeciras (Andalucía), “el estudio es muy interesante. Estoy completamente de acuerdo con sus conclusiones, en el sentido de que las experiencias adversas vividas durante la infancia y adolescencia incrementan notablemente las probabilidades de los trastornos de conducta y de los comportamientos violentos. Algunas de las experiencias adversas que señala el artículo son recibir abusos físicos y sexuales o ser testigo de ellos, disfunción en el hogar por culpa del consumo excesivo de alcohol o drogas, etc.

Este especialista puntualiza, que “aunque, efectivamente, el contexto familiar puede precipitar por sí mismo un trastorno disocial (alteración del comportamiento que lleva a la transgresión de las normas y se relaciona con la violencia), no nos podemos olvidar de analizar el resto de los factores que también pudieran generar dicho problema”.

Los autores del trabajo creen que los datos obtenidos deberían ‘abrir los ojos’ a las autoridades sanitarias para el desarrollo de estrategias de prevención en menores que han sufrido abusos o proceden de familias desestructuradas.

0
0

Inteligencia Emocional: Estrategias para estimular la “motivacion” en el aula y en casa

 

foto-face-motivacion

 

La motivación es lo que mueve a la persona en una dirección y con una finalidad determinada; es la disposición al esfuerzo mantenido por conseguir una meta.Constituye, por tanto, un factor que condiciona la capacidad para aprender. Al igual que los intereses, depende en parte de la historia de éxitos y fracasos anteriores de la persona pero también del hecho de que los contenidos que se ofrezcan para el aprendizaje tengan significado lógico y sean funcionales.

En la motivación que un alumno llegue a tener desempeña un papel fundamental laatención y el refuerzo social que del adulto (profesor, padres…) reciba. Por eso son importantes las expectativas que los adultos manifiestan hacia el individuo y las oportunidades de éxito que se le ofrezcan.

Además hay que considerar la motivación como una amplia capacidad que precisa enseñar valores superiores como la satisfacción por el trabajo bien hecho, la superación personal, la autonomía y la libertad que da el conocimiento,…También, la motivación es una cuestión de procedimientos que implica un trabajo importante, utilizar autoinstrucciones, relacionar contenidos, trabajar en equipo, etc.

Y por último, exige conocimiento sobre el riesgo que se corre en caso de fracasar en el intento o por el contrario, y más importante, la satisfacción que supone la obtención del éxito.

Dos tipos de motivación

  1.  Motivación intrínseca que hace referencia a que la meta que persigue el sujeto es la experiencia del sentimiento de competencia y autodeterminación que produce la realización misma de la tarea y no depende de recompensas externas. Es el caso del niño que aprende la lista de jugadores de un equipo de fútbol porque realmente le llama la atención, le motiva, significa algo para él, y lo hace sin pretender ninguna recompensa, la aprende porque sí.
  2. Motivación extrínseca que estaría relacionada con la realización de la tarea para conseguir un premio o evitar un castigo. Como cuando un hijo ordena su habitación con el único fin de salir antes con los amigos y no porque realmente es necesario estar en un espacio ordenado porque resulta más cómodo. O como cuando hacen un recado para acercarse al quiosco y comprarse alguna golosina, etc.

ALONSO TAPIA en “Desarrollo Psicológico y Educación” de COLL, PALACIOS y MARCHESI, 1992 de Alianza Editorial, ha comprobado además que las personas con motivación intrínseca tienden a atribuir los éxitos a causas internas como lacompetencia y el esfuerzo, mientras que los individuos con motivación extrínseca tienden a hacerlo a causas externas, como el azar o las características de la tarea,con lo que estos chicos no se consideran capaces de controlar la consecución de las metas que persiguen.

Por todo lo anterior es importante destacar que la educación no debe limitarse a transmitir conocimientos, sino que debe además ser capaz de transmitir valores y actitudes positivas hacia la actividad escolar.
Además debemos apuntar que los sujetos con alta motivación persisten más en la tarea y por tanto es más probable que alcancen sus metas, hacen juicios independientes y se proponen retos sopesando cuidadosamente sus posibilidades de éxito, y el propio éxito alcanzado refuerza su forma adecuada de afrontar las tareas.

Los profesores saben que la motivación es consecuencia de la historia de aprendizaje. Hay que promover la motivación intrínseca, el proceso es interactivo,…

En el ámbito familiar podemos llegar a citar tres aspectos que tienen una influencia destacada en la motivación escolar de los hijos como son a) su actitud ante el conocimiento y la escuela, b) el tipo de relación afectiva que establece con su hijo, y c) las destrezas y habilidades que despliega para motivarle y ayudarle en el trabajo escolar.

 

Estrategias para mejorar la motivación
1. Evitar las críticas negativas ante los intentos de colaboración de los alumnos.

2. Estructurar la docencia en el aula de forma no excesivamente autoritaria mezclando la directividad con la aceptación de las decisiones de los alumnos.

3. Programar trabajos en grupo o sesiones donde cada alumno pueda colaborar según su nivel.

4. Valorar positivamente los comportamientos de trabajo o de estudio o en su defecto las aproximaciones.

5. El reconocimiento del éxito de un alumno o de un grupo de alumnos motiva más que el reconocimiento del fracaso y si aquel es público mejor.

6. Conocer las causas del éxito o el fracaso en una tarea determinada aumenta la motivación intrínseca.

7. El aprendizaje significativo crea motivación, no ocurre lo mismo con el aprendizaje memorístico y repetitivo.

8. Programar los contenidos y enseñarlos de forma que los alumnos puedan comprenderlos y aplicarlos con un nivel medio de dificultad.

9. Cuidar de que los alumnos con un bajo nivel de motivación consigan pequeños éxitos académicos para que aspiren en un futuro próximo hacia metas que exigen esfuerzos superiores.

10. Tener presente que los alumnos con baja motivación, en un principio suelen manifestar cierta resistencia a abandonar su deficiente situación motivacional puesto que temen que el posible cambio pueda aumentar su, ya de por sí, precaria situación.

11. Fomentar el trabajo cooperativo frente al competitivo.

12. Presentar tareas asequibles a las posibilidades de los alumnos.

13. Programar las actividades de la clase de forma que los alumnos puedan frecuentemente tomar decisiones. El profesor que da autonomía en el trabajo promueve la motivación de logro y la autoestima, aumentando así la motivación intrínseca.

14. Promover actividades en las que los riesgos de fracaso son moderados.

15. No exigir, dentro de lo posible, un programa que sólo se puede aprobar con un alto nivel de dedicación al estudio, puesto que los alumnos poco motivados no están dispuestos a dedicar dicho esfuerzo.

16. Llevar la clase con un nivel medio de ansiedad y evitar las situaciones extremas de máxima ansiedad o de aburrimiento.

17. Programar sesiones de diálogo por grupos de manera que los alumnos menos motivados puedan expresar sus opiniones sin miedo a ser rechazados por sus compañeros.

18. Realizar actividades o trabajos fáciles para los alumnos poco motivados, de manera que pueda valorar sus éxitos y su relativa dedicación.

19. Las tareas creativas son más motivantes que las repetitivas.

Cuestionario de motivación para el alumno

      El cuestionario está pensado para padres y madres que tengan hijos o hijas (algunas preguntas son válidas también para los de secundaria).

Contesta a las siguientes preguntas valorando tu comportamiento de 1 a 5 puntos. Cuenta luego el total de puntos y lee el comentario que te corresponda.

Interés por el tema

Puntos
Después del colegio, ¿le preguntas habitualmente sobre lo que han trabajando en clase?
¿Tienes a menudo con él conversaciones sobre temas interesantes? (no sobre cosas que le hayan pasado, sino, por ejemplo: noticias, descubrimientos, las estrellas, las guerras, etc.).
¿Haces que utilice lo aprendido en clase en situaciones cotidianas: hacer la lista de la compra, revisar las cuentas, medir para comprar o colocar un mueble, escribir una carta, elaborar el menú semanal, escribir una receta, etc.?
¿Haces que recuerde y relacione los temas aprendidos en el colegio cuando surgen situaciones para ello? Por ejemplo, ante una estatua, preguntando: ¿Sabes de quién es? ¿Qué es lo que hizo? ¿Por qué crees que lo que hizo es importante?
¿Planeas actividades extraordinarias con motivo de los temas que están estudiando? Por ejemplo: exposiciones, teatro, museos, compra de libros, excursiones, etc.
¿Haces ver por qué razón te interesa un tema? Por ejemplo, diciendo frases como: “Los pájaros de este documental se ven en el pueblo del abuelo”, “Me voy a leer este artículo para entender lo que ha pasado en Colombia”, “Voy a leerme las instrucciones de la batidora para usarla correctamente”, etc.
Cuando le ves poco atraído por una actividad o tema, ¿le dices que puede interesarse si se hace él mismo preguntas como: Qué es lo que sé, no sé y quiero saber del tema. Para qué me puede servir. Qué relación tiene con ese tema que tanto me gusta?
Sentimiento de competencia para aprender Puntos
¿Le ayudas en los trabajos que realiza en casa? Por ejemplo: realizando con él la actividad, diciéndole frases de apoyo, haciéndole preguntas para que piense, revisando y ampliando sus ideas, centrando su atención, corrigiendo errores, haciendo que siga un orden.
Siempre que sea posible, ¿procuras que él busque la respuesta en lugar de, simplemente, dársela?
¿Confías (y se lo haces ver) en que si se esfuerza va a hacer las cosas bien?
Cuando le ves esforzarse, si se equivoca, ¿no te irritas y tratas de ayudarle de otra forma?
¿Le dices “muy bien” si se ha esforzado y ha mejorado en sus resultados?
¿Le haces “saborear” sus buenos resultados, haciendo que se lo muestre a alguien o comentándolo durante algún tiempo?
Cuando te sale mal algo que estás haciendo, ¿tu hijo te puede oír decir frases como: Por qué está mal, En qué me he equivocado, De qué otra forma puedo intentar resolverlo?
Cuando quiere abandonar una tarea, ¿le dices que tiene que pensar que las cosas al principio salen mal, luego regular y que con la práctica terminan saliendo bien?
Cuando le ves agobiado por lo difícil de una tarea, ¿le dices que divida el trabajo en partes y empiece por algo concreto y fácil (meter en la caja los juguetes grandes, ordenar los apuntes, hacer el índice de los apartados del tema)?
Proyecto personal Puntos

¿Tiene organizado en casa un espacio y unos tiempos concretos para trabajar o jugar?

¿Has limitado un tiempo y unos momentos para ver la televisión? Por ejemplo, de lunes a viernes, solamente media hora después de cenar.

¿Cuentas con él a la hora de tomar decisiones (adónde ir, qué lugar visitar, qué libro comprar)?
Favoreces el que los juegos o trabajos los desarrolle de forma personal: haciendo un castillo con las pinzas de la ropa, cambiando el final de un cuento, ampliando la información del libro, haciendo un juicio crítico, realizando un mapa conceptual?
Favoreces el que haga colecciones o qué tenga cualquier otra afición que le supongan trabajo, esfuerzo y perseverancia?
¿Lees libros habitualmente en casa?
Haces comentarios sobre lo importante que es aprender para conocer y disfrutar de la vida?
Habláis sobre el futuro y favorecéis el que se trace algún pequeño proyecto (llegar a saber el dinero que tengo en la hucha, comprar yo solo, poder leer determinado libro)?
Cuando te enfrentas a una tarea costosa, ¿tu hijo te puede oír decir frases que alientan tu responsabilidad? Por ejemplo: “Voy a hacer esto que tengo que hacer, aunque tenga muy pocas ganas, luego me voy a alegrar de haberlo hecho”. “Voy a ser capaz de no levantarme de la silla hasta que no termine”. “Soy un “tío” estupendo, he conseguido terminar esto que me costaba mucho trabajo”.
Ante trabajos que le estén resultando muy pesados, ¿le propones que, una vez que lo haya realizado, él mismo se recompense con algo que le guste mucho?
Ayuda del profesor Puntos
¿Le hablas bien de sus profesores?
¿Colaboras y aceptas con agrado las demandas que hacen los profesores? Por ejemplo, comprar el material, traer los niños disfrazados, no fumar en ningún sitio del colegio.
¿Vas a las reuniones que convocan sus profesores?
¿Pides periódicamente entrevistas con sus profesores?
¿Participas activamente en el colegio con la asociación de padres (das sugerencias para llevar al consejo escolar, organizas las fiestas, escribes en la revista)?
Si se queja de algún comportamiento de su profesor, ¿lo hablas con tu hijo y si es necesario le insistes en que lo aclare con su profesor?
¿Le enseñas y controlas que tu hijo salude, pida las cosas “por favor”, dé las “gracias”, sea amable, espere su turno, etc.?
Tu hijo ¿te ha visto solicitar una información, pedir una aclaración o reclamar un derecho, de forma decidida, clara y respetuosa?

 

Ayuda de los compañeros 
Puntos
¿Favoreces el que tenga relaciones de amistad con los compañeros del colegio?
¿Promueves el que trabaje con otros compañeros y que se ayuden entre ellos?
¿Enseñas a tu hijo a comprender lo que ve, piensa y siente la otra persona, para resolver una pelea, trabajar en equipo, ayudar a los demás?
¿Quedas también tú con amigos para ayudar o que te ayuden a hacer un trabajo?
Tu hijo ¿ha visto que cuando se han establecido situaciones agresivas tú has procurado relajar la tensión y resolver la situación de forma constructiva?

Comentario a las puntuaciones

Puntuación alta (de 150 a 195 puntos)

      Motivas a tu hijo y promueves que él mismo aprenda recursos para buscar y encontrar sentido a las actividades escolares. Has creado un ambiente rico en estímulos, combinando control, cariño, comunicación y exigencia de madurez.

      Los recursos para motivarse él mismo, los aprende tu hijo a partir de lo que dices y lo que haces. Sobre todo, eres un buen modelo cuando explicitas y dejas ver tus pensamientos y sentimientos, tu pereza o dificultades y las estrategias que empleas para superarlos. Tus estrategias estimulan su interés por el contenido de los trabajos, reducen su ansiedad ante las dificultades, promueven su responsabilidad, hacen que se sienta importante y singular y, lo que es igualmente fundamental, favorecen las buenas relaciones afectivas y de colaboración con sus profesores y compañeros. En resumen, nos gustaría ser como tú.

Puntuación media (de 75 a 149 puntos)

      Hay muchas maneras de motivar; las cuestiones que te hemos preguntado son limitadas (39) y además responden a unos determinados valores. A los niños también se les puede motivar para competir, ser los mejores, quedar por encima de los demás, por miedo a un castigo, o porque hay que portarse bien para tener un premio, pero estos motivos creemos no se corresponden con los valores que se promueven desde el colegio.

      Muchas de tus intervenciones con tu hijo y el modelo que le ofreces con tu comportamiento favorecen, en alguna medida, su interés por el trabajo escolar. Aunque, como tampoco obtienes una puntuación muy alta, no lo haces asiduamente, ni probablemente con todos los aspectos. Los motivos para trabajar, desde nuestro punto de vista educativo, vienen dados por el interés que despiertan los temas, el sentimiento de sentirse competente para aprender, la ilusión de un pequeño proyecto, y las buenas relaciones que se establezcan con los profesores y compañeros. Ahora, los padres de “ciento cincuenta y tantos puntos” tampoco tienen garantizada la motivación de sus hijos; en último término, todos los niños seleccionan y escogen sus motivos.

Puntuación baja (de 0 a 74 puntos)

      Es posible que pienses que lo de motivar por las cosas que se hacen en el colegio no es función tuya, sino de los profesionales que trabajan allí. También puedes pensar que los intereses y las relaciones con los demás son cuestiones muy personales en las que no hay que intervenir demasiado para que cada uno decida libremente.           

      También puedes estar convencido de que lo que hacen los niños en los colegios no vale para nada. Pero todos estos pensamientos, aunque se correspondan con las ideas de algunos padres, no son las tuyas; es muy difícil que pensando algunas de estas cosas te molestes en leer estas líneas.

      Seguramente es que tus estrategias para motivar no se corresponden con las que nosotros hemos pensado, o más bien, que estás curioseando sobre lo que le decimos a los padres que han obtenido una puntuación tan baja.

0
1

Practicas restaurativas en la escuela; Los beneficios de un enfoque restaurativo en la comunidad educativa

 

 

foto face myv 3

 

 

Las prácticas restaurativas promoverán y fortalecerán una cultura escolar positiva y mejorarán las relaciones sociales dentro de la comunidad escolar.

¿Qué son las prácticas restaurativas?

Las prácticas restaurativas consisten en crear relaciones positivas al igual que establecer un ambiente de apoyo que sea justo, consistente y democrático. Cuando un daño ha ocurrido implica intervenciones, al igual que prácticas que ayuden a prevenir el daño y conflicto al crear un sentido de pertenecía, seguridad y responsabilidad social dentro de la comunidad escolar. Esencialmente, las prácticas restaurativas tratan de crear y restablecer relaciones. El principio latente es que las relaciones son importantes, y cuando sucede un incidente, la atención se centra en el daño causado a la relación y a la reparación posterior de ese daño, en vez de enfocarse en qué regla se rompió y por lo tanto que consecuencias deben imponerse

 

Un enfoque restaurativo al conflicto  consiste en hacer preguntas clave:

1. ¿Qué sucedió?

2. ¿Qué estabas pensando en ese momento?

3. ¿Qué has estado pensando desde lo sucedido?

4. ¿A quién y cómo le afectó lo sucedido?

5. ¿Qué se puede hacer para arreglarlo?

 

Un enfoque restaurativo…

• Anima a los estudiantes a entender el impacto de, y a reconocer las consecuencias de sus acciones.

• Le da la oportunidad a aquellos que fueron dañados por las acciones de otros a compartir sus experiencias personales.

• Requiere que los estudiantes sean responsables de sus acciones.

• Fomenta el respeto para todos los interesados y desarrolla el sentimiento de empatía hacia los demás. • Considera el conflicto como una oportunidad para aprender a través de la resolución de problemas. Beneficios de los enfoques restaurativos en el entorno escolar

• Un ambiente más seguro y solidario.

• Un ambiente de enseñanza y aprendizaje más eficaz.

• Un mayor compromiso por parte de todos en darse el tiempo de escucharse uno al otro.

• Disminución en la intimidación u otros conflictos interpersonales.

• Una mayor conciencia sobre la importancia de la conexión entre los jóvenes.

• Aborda la necesidad de pertenecer y sentirse valorado por los compañeros y adultos importantes en su vida.

• Un mayor énfasis en las respuestas a una conducta inapropiada que busca reconectar más a los jóvenes.

• Disminución de suspensiones y expulsiones.

• Una mayor confianza en el equipo del personal para hacer frente a situaciones difíciles.

 

Reflexiones y comentarios acerca de las prácticas restaurativas de socentes y la comunidad

“Las prácticas restaurativas pueden ser eficaces y deberían estimularse para que se usen más. Esto es algo que se debe utilizar tanto en la vida personal como en la profesional”.

“Creo que esto es un enfoque alternativo para disciplinar a los estudiantes. Puede modificar el comportamiento a través del entendimiento y empatía”.

“Para poder satisfacer las necesidades de todos los estudiantes y garantizar un trato equitativo para todos, es muy importante contar prácticas restaurativas en nuestra escuela y en la comunidad del distrito”.

“Las conferencias alumno con alumno, maestro con estudiante y maestro con maestro dieron lugar a un gran entendimiento e hizo que nuestra comunidad se comprendiera más entre sí”.

“He utilizado y valoro las prácticas restaurativas en mi escuela, ya que ayudaron a disminuir el número de suspensiones, pero lo más importante es que a ayudado a que las personas sean más humanas, indulgentes y comprensivas”.

. “Las prácticas restaurativas hacen que los estudiantes se conviertan en participantes activos de la cultura escolar”.

 

 

lleva practicas y un enfoque restaurativo a tu escuela luciana@mediacionyviolencia.com.ar

0
1

Como se produce la empatia? demuestran que es un proceso mas mental que sensorial

foto face empatia 2

Un estudio realizado en la Universidad de Colorado (EE.UU.) ha demostrado que el proceso por el cual sentimos empatía por el dolor ajeno es más mental que sensorial. La actividad cerebral de la empatía no se superpone con la que se produce cuando sentimos dolor propio.

La capacidad de comprender y empatizar con el dolor ajeno se basa en procesos neurales cognitivos más que en los sensoriales, de acuerdo con los resultados de un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder (EE.UU.).Los hallazgos publicados recientemente, explica la nota de prensa de la universidad, muestran que el acto de percibir el dolor ajeno (es decir, la empatía por el dolor de los demás) no parece involucrar a los mismos circuitos neuronales que la experiencia del dolor en el propio cuerpo, lo que sugiere que son interacciones diferentes dentro del cerebro.

“La investigación sugiere que la empatía es un proceso de deliberación que requiere tomar la perspectiva de otra persona, en lugar de ser un proceso instintivo, automático”, dice Tor Wager, el autor principal del estudio, y director del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Afectiva y profesor de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Colorado.

La empatía es un pilar fundamental de la conducta social humana, pero las interacciones neuronales complejas que subyacen a este comportamiento aún no se comprenden totalmente. Las hipótesis anteriores han sugerido que las mismas regiones del cerebro que permiten a los seres humanos sentir dolor en sus propios cuerpos pueden activarse al percibir el dolor de los demás.

Para probar esta idea, los investigadores compararon los patrones de actividad cerebral en voluntarios humanos, mientras experimentaban dolor moderado directamente (a través de calor, golpe o presión) en una sesión experimental, respecto a cuando observaban imágenes de las manos o los pies de otros recibiendo daño. Cuando los voluntarios observaban las imágenes, se les pedía que trataran de imaginar que las lesiones estaban sucediendo a sus propios cuerpos.

Patrones distintosLos investigadores descubrieron que los patrones del cerebro de los voluntarios cuando observaban el dolor ajeno no se superponían con los patrones que se producían el dolor era propio. En lugar de ello, mientras observaban dolor, los voluntarios mostraban patrones cerebrales consistentes con la mentalización, que implica imaginar los pensamientos y las intenciones de otra persona.

Los resultados sugieren que en el cerebro, la experiencia de observar a otra persona sufriendo dolor es neurológicamente distinta a la de experimentar dolor físico en uno mismo.

“La mayoría de los estudios anteriores se habían centrado únicamente en los puntos de similitud entre estas dos experiencias en unas pocas regiones cerebrales aisladas, sin tener en cuenta las diferencias. Nuestro nuevo estudio utiliza un método de análisis más detallado”, dice Anjali Krishnan, autora principal del estudio e investigadora asociada postdoctoral en el Instituto de Ciencia Cognitiva de la Universidad de Colorado mientras se llevaba a cabo la investigación. Ahora es profesor asistente en el Brooklyn College de la City University de Nueva York.

Este nuevo método de análisis identificó un patrón cerebral predictivo de la empatía que puede ser aplicado a las personas para medir la fuerza de la actividad de sus sistemas cerebrales relacionados con la empatía.

Los resultados pueden abrir nuevas vías de investigación sobre la forma en que las regiones del cerebro implicadas en la empatía ayudar a los humanos a relacionarse con los demás cuando experimentan diferentes tipos de dolor. Los estudios futuros también pueden explorar los factores que influyen en la capacidad propia para adoptar la perspectiva de otros y si es posible mejorar esta capacidad.

fuente http://www.tendencias21.net/
0
0

Desarrollar la inteligencia emocional, hace adultos sanos

foto face cnv inteli

 

 

Está demostrado que la experiencia emocional vivida en los primeros años es trascendental para el futuro bienestar del adulto, de ahí la importancia de potenciar adecuadamente la inteligencia emocional en estas etapas iniciales.

Las emociones son respuestas que se muestran en tres ámbitos: motriz, cognitivo y fisiológico.

Conseguir que el niño sea capaz de “elegir” (un acto inconsciente pero que se puede enseñar y guiar) la emoción adecuada en cada momento, y con la intensidad adecuada, es lo que se conoce como Inteligencia Emocional. Trabajar este aspecto no es exclusivo de la infancia (qué importante resulta también de adultos saber controlar la ira, la emoción o el rechazo), pero sí que se deben sentar las bases en esta etapa.

El niño debe, en primer lugar, diferenciar entre tres tipos de emociones:

  • Emociones desagradables, como la tristeza, la ira o la culpa.
  • Emociones neutras, como la sorpresa.
  • Emociones agradables, como la alegría.

 

¿CÓMO SE PUEDEN TRABAJAR ESTOS ASPECTOS EN EL AULA?

  • 1.- Identificando emociones: Resulta una actividad muy interesante, seleccionar periódicos donde aparezcan diferentes personas, y tratar de deducir su estado de ánimo, o cómo se sienten. Se pueden establecer grupos e ir colocando a las personas en función de si están contentas, enfadadas, tristes, o en otro estado.
  • 2.- Aprendiendo a diferenciar cómo se siente cada niño: Hablando con cada niño para que él mismo pueda reconocer cómo se siente en diferentes situaciones, y comprender las emociones que representa: Miedo de quedarse solo, alegría de ver a sus padres, o tristeza cuando se acaba el colegio y no puede ver a sus amigos durante una temporada.
  • 3.- Enfocando las emociones en positivo, reconociendo lo bueno que tiene cada compañero en clase, y buscando la parte buena de las cosas, para desarrollar una actitud optimista ante la vida y el entorno que los rodea, que les permita valorar lo que tienen y lo que son.

 

Trabajar desde la emoción, gestionar la emoción, y entender la emoción, conceptos que es imprescindible no olvidar en nuestro día a día de docentes.

http://www.academiarubicon.es/
0
0

Inteligencia Emociona:Como enseñar a regular emociones?

 

 

 

 

 

La regulación emocional son competencias emocionales básicas para afrontar los retos de la vida y constituyen un factor protector ante conductas de riesgo como el consumo de drogas o la violencia. Por tanto, desde el mismo momento del nacimiento, el entorno familiar constituye el medio ideal para el desarrollo de las competencias emocionales

Ya vimos que las emociones podían ser agradables y desagradables  Cuando sentimos una emoción desagradable, el primer paso es tener conciencia de ella y aceptarla; el segundo es regular adecuadamente la emoción para sentirnos mejor. Todas las emociones son legítimas (incluso el enfado), pero a veces nos llevan a comportamientos inadecuados (pegar), que son los que tenemos que enseñar a nuestros hijos a modificar.

Cualquier situación de la vida cotidiana nos permite practicar la conciencia emocional entrenándonos en un pequeño diálogo interno que responda a cuestiones como éstas:

– cómo me siento (ej: enfadada)

– ¿por qué me siento así? (ej: mi hijo no quiere comer)

– ¿cómo estoy manifestando lo que estoy sintiendo? (ej: chillándole e intentado que mastique a la fuerza)

– esta emoción ¿me ayuda en el momento actual?, ¿cómo puedo mantenerla o cómo puedo cambiarla? (ej: No, porque si sigo enojada y gritando no conseguiré que coma)

Cuando la edad de los niños no permite que les enseñemos este diálogo, podemos realizar con ellos otras actividades para desarrollar la conciencia emocional:

1  Dibujar caras: que representen las diferentes emociones y tenerlas en un lugar visible de su habitación. De esa manera les ayudas a identificar cómo se sienten y tomar conciencia de ello

2  La emoción frente al espejo: nos situamos con ellos frente al espejo y ponemos caras con las diferentes emociones, así aprenden a identificar las señales “no verbales” de las emociones en los demás

3  Pienso y siento: les enseñaremos a identificar la relación entre pensamientos y sentimientos para que aprendan a identificar los que les generan emociones agradables y puedan usar como sustitutos en los momentos en los que sienten emociones desagradables (ej: cuando pienso en las vacaciones me siento alegre y feliz…)

4  Diario emocional: para pre-adolescentes y adolescentes puede resultar muy útil que escriban las situaciones en las que se sienten desbordados por las emociones para tomar conciencia de ellas y ajustar su comportamiento.

La auto-regulación emocional persigue desarrollar habilidades para:

  • atenuar el malestar asociado a sentimientos desagradables (tristeza o miedo)
  • tolerar la frustración (aprender a aceptar tanto el éxito como de fracaso)
  • manejar el enfado (identificar situaciones de enfado: me enfado con los demás cuando…, cuando me enfado noto que mi cuerpo)
  • retrasar la gratificación (aprender a esperar; los menores no saben esperar porque no tienen desarrollado el concepto de tiempo cuando son muy pequeños o porque les concedemos todo lo que quieren de forma inmediata)
  • desarrollo de la empatía (pensar y tener en cuenta las necesidades y deseos de los demás)
  • Algunas actividades para enseñar a los niños a regular sus emociones son:

    1  Enseñarles técnicas de relajación y respiración, no olvidéis que la emociones se acompañan de cambios físicos tales como tensión muscular, sonrojo o temblor

    2  Escuchar música y enseñar al niño a poner nombre a la emoción que le despiertan los diferentes tipos de música

    3  Cantar y bailar

    4  Hacer deporte

    5  Pegar al colchón (como descarga física de la rabia o el enfado, en la que el niño no se hace daño, no rompe nada y no hace daño a otros)

    6  Cambio de pensamiento: pensar en cosas que les generen emociones positivas

     

    Y para convertirnos en maestros eficientes en la enseñanza de habilidades emocionales a nuestros hijos, debemos:

    • predicar con el ejemplo
    • ser capaces de tomar conciencia y regular nuestras emociones
    • favorecer momentos de comunicación con los menores
    • aprender a escuchar los comentarios y opiniones de los niños con tolerancia, sin juzgarlos y respetando sus sentimientos
    • aceptar a nuestros hijos tal y como son
    • dar cariño y afecto a través del tacto, las caricias y los besos; enseñarles a usar el lenguaje corporal en la expresión de los afectos
    • educarles en la cultura del esfuerzo
    • tener MUCHA PACIENCIA y darles tiempo para que aprendan

 

http://www.agendamenuda.es/

1
2

Educacion: Como educar a los niños en inteligencia emocional

 

w0010645164X-849x565
Las emociones visten cada aspecto de nuestras vidas y de nuestra cotidianidad. El saber controlarlas, gestionarlas y utilizarlas con la habilidad adecuada, nos permitirá sin duda afrontar nuestro día a día de un modo más eficiente.

Emoción, pensamiento y acción son los tres pilares que hilan cada instante de nuestro ser, de ahí la importancia de ahondar en ese tipo de conocimiento para afrontar determinadas situaciones, para desenvolvernos en nuestra sociedad de un modo eficiente. Entonces ¿no es pues imprescindible que los más pequeños se inicien también en el aprendizaje de la Inteligencia Emocional?

Pensemos por ejemplo en esos niños con una capacidad deficiente para aceptar la frustración e incluso para obedecer una negativa, niños que no respetan a sus iguales y que el día de mañana están condenados a una realidad donde la infelicidad va a ser ese leivmoiv con el que van a tener que vivir, al ser incapaces de comprender a los demás. El conocimiento, comprensión y control de las emociones son básicos para que nuestros hijos se desenvuelvan adecuadamente en sociedad, de ahí que te sugiramos estos principios para que les introdujas en el siempre interesante campo de la Inteligencia Emocional.

1. CONTROLAR SU IRA.

Hasta los 18 meses los niños necesitan básicamente el afecto y el cuidado de sus padres, todo ello les aporta la seguridad suficiente para adaptarse en su medio, para explorar y dominar sus miedosPero hemos de tener en cuenta que a partir de los 6 meses van a empezar a desarrollar la rabia, de ahí la importancia de saber canalizar sus reacciones y corregirles cualquier mala acción.

Hay bebés que pueden golpear a sus padres o hermanos, gritar enfurecidos cuando no se les ofrece algo, acciones que a los progenitores les puede hacer gracia, pero recordemos que es importante establecer límites desde que nacen, y sobre todo, el hecho de hablar a los niños continuamente y en cada momento, los niños entienden mucho más de lo que expresan, de ahí la necesidad de razonarles y de controlar esas rabietas o ataques de rabia.

2. RECONOCER EMOCIONES BÁSICAS.

A partir de los dos años es una edad perfecta para iniciar a los niños en el campo del reconocimiento de emociones, es entonces cuando ellos empiezan a interactuar con los adultos y otros niños de modo más abierto, así pues podemos realizar varios ejercicios con ellos, como puede ser introducirlos en las emociones básicas: alegría, tristeza, miedo y rabia. ¿Cómo? Mediante fotografías de rostros, mediante dibujos, preguntándoles cuestiones como: “Qué le pasa a este niño?” “¿Está triste?” “¿Por qué crees tú que está triste?” Es un modo perfecto para que aprendan a reconocer no sólo sus emociones poco a poco, sino también las de los demás, y sobre todo, su empatía.

3. SABER NOMBRAR LAS EMOCIONES.

A partir de los 5 años sería perfecto que los niños supieran ya dar nombre a las emociones de modo habitual: “estoy enfadado porque no me has llevado al parque”, “estoy contento porque mañana nos vamos de excursión”, “tengo miedo de que cierres la luz porque me dejas solo.”

4. SABER AFRONTAR LAS EMOCIONES CON EJEMPLOS.

Es habitual que los niños en ocasiones se vean superados por las emociones, rabietas que les hacen gritar o golpear cosas. Es necesario que nosotros no reforcemos esas situaciones, una vez haya terminado la rabieta podemos enseñarles por ejemplo que antes de gritar o pegar, es mejor expresar en voz alta qué les molesta. Que aprendan a expresar sus sentimientos desde bien pequeños.

5. DESARROLLA SU EMPATÍA.

Para desarrollar una dimensión tan importante como esta, es necesario razonar con ellos continuamente mediante preguntas. “¿Cómo crees que se siente el abuelo tras lo que le has dicho?” “¿Por qué crees que está llorando tu hermana?” “¿Crees que papá está hoy contento?”

6. DESARROLLA SU COMUNICACIÓN.

Hablar con los niños, hacerles preguntas, razonar, jugar, poner ejemplos… es algo imprescindible en su educación. Debemos favorecer contínuamente el que puedan expresarse, poner en voz alta su opinión y sus sentimientos, que aprendan a dialogar.

7. LA IMPORTANCIA DE SABER ESCUCHAR.

Imprescindible. Desde muy pequeños deben saber guardar silencio mientras los demás hablan, pero no sólo eso, debe ser una escucha activa, de ahí que sea recomendable hablarles despacio, frente a frente y terminando las frases con un “¿has entendido?”, “¿estás de acuerdo con lo que he dicho?”.

8. INICIARLOS EN LAS EMOCIONES SECUNDARIAS.

A partir de los 10 o 11 años van a surgir en sus vidas emociones secundarias que van a cobrar más peso en sus vidas, tales como el amor, la vergüenza, la ansiedad… Siempre es adecuado que una buena comunicación con ellos nos permita hablar de estos temas abiertamente, deben sentirse seguros ante esas nuevas emociones que asaltan su día a día, habrá situaciones que por ejemplo les causen mucha ansiedad, como es por ejemplo un examen, realidades que van a ser constantes en sus vidas y que deben aprender a gestionar.

9. FOMENTAR UN DIÁLOGO DEMOCRÁTICO.

A medida que los niños se van haciendo mayores van a aparecer más demandas por su parte, de ahí que desde bien pequeños les hayamos enseñado la importancia de pactar, de dialogar, de acordar de modo democrático. La familia es un ejemplo de la sociedad y es el mejor campo de aprendizaje.

10. APERTURA A LA EXPRESIÓN DE EMOCIONES.

Es esencial que podamos facilitar a nuestros hijos la confianza apropiada para que pongan en voz alta aquello que les preocupa, que les hace infelices y también felices. El hogar y la escuela van a ser esos primeros escenarios donde se va a desarrollar su vida, si les ofrecemos comodidad para que se puedan expresarse y comunicar, también lo harán a medida que crezcan y en el resto de contextos.

El saber comunicarse y el reconocer emociones propias y ajenas, son sin duda imprescindibles para que vayan madurando poco a poco y alcancen una solvencia adecuada para integrarse en la sociedad y ser felices en ella. Nosotros podemos darles esa oportunidad…

 

fuente http://lamenteesmaravillosa.com/

0
0

Bullying: Se reglamento la Ley de promocion de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas

foto face ley

Se reglamento la ley 26.206 Ley para la promocion de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas la cual se destaca una serie de articulos

ARTÍCULO 2°.- Crear una línea telefónica gratuita para la atención de situaciones de violencia en las escuelas, que será coordinada por el MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN y contará con la participación de todas las jurisdicciones. ARTÍCULO 3°.- Cada jurisdicción designará un equipo destinado a la atención conjunta, intervención y/o derivación de las situaciones que se informen a través de la línea creada por el artículo 1° de la presente Resolución. En caso de poseer líneas de atención gratuita con la misma finalidad, las llamadas serán derivadas a las líneas existentes. ARTÍCULO 4°.- El MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN coordinará un equipo de atención y derivación y la construcción de un protocolo de procedimientos para la recepción y derivación de llamadas desde la línea nacional a las jurisdicciones. ARTÍCULO 5°.- Las jurisdicciones que aún no lo han hecho, se comprometen en un plazo de sesenta (60) días a adecuar sus normativas a las medidas acordadas en la resolución CFE N° 217/14 y las derivadas del Anexo I. ARTÍCULO 6°.- Las jurisdicciones se comprometen a articular acciones con la Coordinación de Programas para la Inclusión Democrática en las Escuelas y el Programa Nacional de Convivencia Escolar, dependientes de la cartera educativa nacional. ARTÍCULO 7°.- El MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN, de conformidad con el artículo 9° de la Ley Nº 26.892, tendrá a su cargo el desarrollo de tareas de investigación, recopilación y difusión de experiencias que promuevan la convivencia y la resolución pacífica de conflictos en las escuelas. ARTÍCULO 8º.- Acordar que el MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN, a través de sus áreas de competencia, dispondrá el acompañamiento y la asistencia técnica a las jurisdicciones para el cumplimiento de las previsiones emanadas de la presente resolución. ARTÍCULO 9°.- Las jurisdicciones en el plazo de un (1) año deberán garantizar la construcción de los acuerdos escolares de convivencia en el Nivel Secundario. ARTÍCULO 10°.- El CONSEJO FEDERAL DE EDUCACIÓN dentro de los próximos sesenta (60) días deberá aprobar la normativa federal que establezca plazos y criterios de elaboración de los Acuerdos de Convivencia en el Nivel Inicial y en el Nivel Primario. “2014 – Año de Homenaje al Almirante Guillermo Brown en el Bicentenario del Combate Naval de Montevideo” Consejo Federal de Educación ARTÍCULO 11°.- El CONSEJO FEDERAL DE EDUCACIÓN en un plazo de sesenta (60) días deberá aprobar una normativa federal respecto de la dependencia, organización y modos de intervención de los Equipos de Apoyo y Orientación Escolares. ARTICULO 12°.- El MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN creará el Consejo Asesor para la Convivencia Escolar Democrática el que: a. Redactará el informe bianual, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 10° de la Ley Nº 26.892, que será presentado públicamente por el MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN y el CONSEJO FEDERAL DE EDUCACIÓN. b. Asesorará a las jurisdicciones para la constitución, formación permanente y evaluación del funcionamiento de los equipos jurisdiccionales responsables del cumplimiento de la Ley Nº 26.892 (artículos 3; 8.a; 8.b y 8.c). c. Asistirá y asesorará en relación a la elaboración de pautas comunes y ejecución de políticas públicas para la construcción de una convivencia democrática en las escuelas. d. Promoverá campañas de sensibilización e información en los medios de comunicación masiva. ARTÍCULO 13°.- Regístrese, comuníquese, notifíquese a los integrantes del CONSEJO FEDERAL DE EDUCACIÓN y cumplido, archívese.

 

Link completo http://www.me.gov.ar/consejo/resoluciones/res14/226-14.pdf

0
0

Inteligencia Emocional: La Bondad, el antídoto contra el bullying

foto face bondadHoy frases como “Pay It Forward” que están inundando la Web. Se han convertido en términos populares en la sociedad moderna. Quizás esto podría ser mejor explicado por aquellos que han identificado una deficiencia en su vida, y que sólo puede ser cumplida por el “altruismo”.

Parece que no podemos tener suficiente de esas actitudes, sentir buenas emociones pero hay buenas razones para trabajar en ello. Estudios científicos demuestran que la bondad tiene muchos beneficios para la salud física, emocional y mental. Y que los niños necesitan una dosis saludable desde pequeños para poder prosperar, y crecer felices como individuos sanos, y bien completos.

Patty O’Grady, PhD, una experta en neurociencia, el aprendizaje emocional y la psicología positiva, y que se especializa en la educación, nos dice:

“La Bondad cambia el cerebro por la experiencia de la bondad. Los niños y adolescentes no aprenden amabilidad por sólo pensar en ello y hablar de ello. La bondad se aprende mejor sintiéndola para que pueda ser reproducida”.

Felices, cuidando niños

Las buenas sensaciones que experimentamos son producidas por las endorfinas. Activan las áreas del cerebro que están asociadas con el placer, la conexión social y la confianza. Estos sentimientos de alegría han demostrado ser contagiosos y fomentar un comportamiento distinto (también conocido como el altruismo)

Mayor aceptación de los pares

La investigación sobre el tema ha determinado que la bondad aumenta nuestra capacidad de formar conexiones significativas con los demás. Los niños son felices cuanto más están siendo aceptados por sus pares, ya que se sienten muy apreciados e incluídos.

Mayor sentido de pertenencia y la mejora de la autoestima

Los estudios demuestran que las personas experimentan “alta autoestima” cuando hacen una buena obra. Este torrente de endorfinas crea una sensación duradera de orgullo, de bienestar, y un sentido de “pertenencia enriquecido”. Se informa que, incluso pequeños actos de bondad, aumentan nuestra sensación de bienestar, aumentan la energía corporal, y dan un maravilloso sentimiento de optimismo y autoestima.

Mejora de la salud y menos estrés

Ser amable puede desencadenar la liberación de la hormona “oxitocina“, que tiene una serie de beneficios para la salud física y mental. La oxitocina puede aumentar significativamente el nivel de felicidad de una persona y reducir los niveles de estrés. También protege el corazón, al reducir la presión arterial, reducir la inflamación, y los radicales libres, que dicho sea de paso, aceleran el proceso de envejecimiento.

El aumento de sentimientos de gratitud

Cuando los niños son parte de los proyectos que ayudan a otros menos afortunados que ellos, esto les proporciona un sentido real de la “perspectiva”. Ayudar a alguien más, hace a apreciar las cosas buenas en sus propias vidas.

Mejor concentración y mejores resultados

La bondad es un ingrediente clave, que ayuda a los niños a sentirse bien con ellos mismos, ya que aumenta los niveles de serotonina. Este importante químico afecta el aprendizaje, la memoria, el estado de ánimo, el sueño, la salud y la digestión. Tener una actitud positiva permite una mayor capacidad de atención y el pensamiento más creativo, para producir mejores resultados en la escuela.

Reducir la depresion

El Dr. Wayne Dyer, un autor de renombre internacional, dice que un acto de bondad desencadena un aumento de la serotonina, un químico natural responsable de mejorar el estado de ánimo. Este aumento en la felicidad se produce no sólo en el donante y el receptor de la bondad, sino también en cualquier persona que sea testigo de ello. Esto hace que la bondad sea un potente antidepresivo natural . (pdf, 14kb)

Menos Bullying

Shanetia Clark y Barbara Marinak son profesoras-investigadoras de la Penn State en Harrisburg. Ellas dicen: “A diferencia de las generaciones anteriores, los adolescentes de hoy en día están victimizandose entre sí, a un ritmo alarmante”. Argumentan que la intimidación de los adolescentes y la violencia, pueden ser confrontados con programas escolares que integren “la bondad, como la antítesis de la victimización“, incorporando las practicas restaurativas, los circulos de dialogos, en los que vengo trabajando como instrumentos y haciendo posteos en este sitio de Mediación y Violencia desde sus comienzos.

Muchos de los programas contra el “acoso escolar” tradicionales, se centran en las acciones negativas que causan ansiedad en los niños. Cuando la bondad y la compasión son enseñados, fomentan el comportamiento positivo que se espera. Promover su “opuesto psicológico” es fundamental para reducir la intimidación, para crear ambientes escolares cálidos e inclusivos.

Maurice Elias, profesor en el Departamento de Psicología de la Universidad de Rutgers, es también un defensor de la bondad . Él nos dice:

Como ciudadano, abuelo, padre y profesional, es claro que la misión de las escuelas debe incluir la enseñanza de la bondad. Sin ella, las comunidades, las familias, las escuelas y las aulas se convierten en lugares de “incivilidad”, donde es poco probable que tenga lugar el aprendizaje duradero. . . Nosotros debemos estar preparados para enseñar la bondad, porque puede ser bloqueada debido a los malos tratos a temprana edad. Puede ser asfixiada bajo el peso de la pobreza, y puede ser desbaratada por la victimización en el futuro. . . La bondad se puede enseñar, y es un aspecto definitorio de la vida humana civilizada. Pertenece a cada hogar, la escuela, el vecindario y la sociedad.

Se ha convertido en algo muy claro, que la educación moderna debe abarcar más que la parte académica, y que los “asuntos del corazón” deben ser tomados en serio y nutridos como una cuestión de gran prioridad.

1
0

Acoso Moral y Escolar: Una epidemia de salud publica mundial, segun la OMS

foto face acoso moral 3

Sea consciente del Bullying: una responsabilidad crítica de  Salud Pública

 

Los profesionales de salud tienen la responsabilidad de informarse y sensibilizar a la comunidad acerca de la naturaleza de la intimidación y su relación con los riesgos de salud graves. El término “intimidación” “acoso” “bullying” se refiere a un grupo de comportamientos agresivos a la que una persona está expuesta repetidamente en el  tiempo por uno o más personas. El acoso abarca la agresión física (golpes, empujones, puñetazos, patadas o); El acoso verbal (amenazas, burlas, insultos, o hacer muecas o gestos sucios);y el maltrato indirecto o relacional (ignorando a alguien o excluir a él o ella a propósito).

OBJETIVO DE APRENDIZAJE Comprender el papel del médico en la detección de actos de acoso e intervenir para ayudar a aquellos que intimidan y son víctimas de intimidacion

Muchas personas pueden haber sufrido o presenciado comportamientos de intimidación durante la niñez y la adolescencia o viida adulta como en mi blog hablo de acoso laboral, acoso intrafamiliar, acoso vecinal, y ciberacoso, que entonces se consideraban como parte del proceso de crecimiento o un rito de paso. Hoy en día, la evidencia publicada apoya la opinión de que el acoso escolar es una forma muy tóxica de abuso frecuente durante toda la vida en una escala global.Ocurre no sólo en las escuelas, sino a través de Internet y los teléfonos celulares, en el barrio, en el campamento de verano, en el hogar entre los hermanos, como las novatadas entre los adultos jóvenes en los colegios o las fuerzas armadas, y en el lugar de trabajo. Durante las últimas 2 décadas, los episodios de intimidación se han relacionado con cientos de muertes por suicidio, lesiones accidentales, y el homicidio, problemas de la salud mental, estres, ansiedad, estres post traumatico ect

Los adolescentes que son intimidados y los que intimidan a los demás suelen ser objeto grave para la salud, la seguridad y los riesgos educativos incluyendo síntomas emocionales y físicos; trastornos de la alimentación; , y lesiones perpetrados accidentales autoinfligidas; abusar de  medicamentos; daño a la gente a propósito; y el ausentismo frecuente en la escuela. Acoso moral en el lugar de trabajo se ha relacionado con la enfermedad cardiovascular, la fibromialgia, la depresión y el trastorno de estrés postraumático. El desarrollo de la fobia social entre los adultos se ha demostrado que se asocia con las burlas o acoso escolar durante la infancia.

Estudios longitudinales publicados recientemente han establecido que los síntomas y las condiciones psiquiátricas pueden ser antecedentes y consecuencias de la intimidación. Por otra parte, los varones jóvenes que han sido frecuentes los matones y víctimas matón están en alto riesgo de la delincuencia en esto ya hay estudios dentro de la sociologia juridica

La muerte de Megan Meier llevó la atención hacia una nueva versión de acoso: el acoso cibernético-actuando cruelmente a los demás mediante el envío o publicación de material nocivo el uso de Internet o un teléfono celular. En octubre de 2006, Meier, una adolescente de Missouri, se suicidó después de recibir mensajes en su página web MySpace que podría ser clasificado como bullying. Cyber-bullying difiere de las formas más tradicionales en que puede ocurrir en cualquier momento, sus mensajes y las imágenes se pueden distribuir de forma instantánea a una amplia audiencia, y los autores pueden permanecer en el anonimato, a menudo haciendo que sea difícil de rastrear.

La intimidación es una forma multifacética de maltrato derivado de precursores biopsicosociales y culturales complejas. Profesionales de la salud pueden contribuir a un conocimiento de la comunidad de la intimidación y su prevención. Un paso en esta dirección es la implementación de programas para mejorar la seguridad emocional del medio ambiente de las escuelas y lugares de trabajo para adultos a través de estrategias que mejoren el apoyo entre pares, el respeto mutuo, la empatia, la comunicacion no violenta, la inteligencia emocional, la autoregulacion social. Tal enfoque de prevención primaria, sin embargo, no será suficiente para evitar la ocurrencia de episodios de intimidación, que pueden requerir más de la escuela o lugar de trabajo de intervención y derivación para el tratamiento.

Los profesionales sanitarios tienen la oportunidad única de detectar los casos de acoso escolar en cada emergencia o visita médica de rutina por determinar si un paciente participa en este tipo de maltrato como autor o de la víctima. Una detección positiva debe conducir a una referencia para una organización (la escuela o lugar de trabajo) la intervención para prevenir la ocurrencia de nuevos incidentes (prevención secundaria). En este momento, el autor debe ser consciente del daño causado a la víctima, lo que lleva a la “justicia restaurativa” a través de una disculpa. La orientación dada al matón debe promover el respeto, la empatía, la tolerancia, y la sensibilidad a la diversidad. Al mismo tiempo, la víctima debe ser apoyado y protegido de represalias y nuevos episodios de bullying.

Notificación de incidentes de intimidación debe fomentarse como una herramienta de salud pública que lleva a la intervención organizacional.Esto implica un cambio en la creencia cultural de que la presentación de informes es un medio para conseguir el perpetrador en problemas.

Tanto las víctimas como los agresores deben ser examinados para identificar la salud, emocional o riesgos académicos relacionados con su participación en el incidente de intimidación. Tratamiento de salud mental debe ser considerado para aquellos que son incapaces de detener la intimidación a pesar de la intervención de la organización y para los matones (o víctimas) que sufren de problemas de salud o de seguridad. El tratamiento debe abordar las condiciones médicas o psiquiátricas que preceden o resultan de la intimidación. El monitoreo permanente debe estar en su lugar para descartar la ideación o planes suicidas u homicidas.Por último, es importante documentar la recurrencia de episodios intimidación o la exposición a nuevos tipos de victimización.

A medida que nos damos cuenta de la toxicidad de la intimidación, nos enfrentamos al posible reconocimiento de nuestra propia participación en estos comportamientos como una víctima o perpetrador durante la infancia o la adolescencia.

La intimidación puede existir en el medio hospitalario, entre los estudiantes de medicina, médicos y enfermeras, este es un factor de riesgo importante es un lugar donde las emociones estan a flor de piel y la estructura de poder es muy verticalista, esto hace permeable el acoso moral.

 

En un marco social y cultural que tiende a dividir el mundo entre el bien y malicioso, podemos descuidar los graves riesgos para la salud y seguridad que afectan a los que son autores y los que son a la vez agresores y víctimas.

La urgente necesidad de prevenir la morbilidad y la mortalidad de la intimidación trae problemas psicosociales a la vanguardia de la medicina pediátrica y de adultos, a un nivel no alcanzado en los últimos 45 años desde que los aspectos letales del abuso de niños llegaron a la conciencia pública.

 

 

Lectura sugerida

Jorge C. Srabstein , MD, es el director médico de la Clínica de Salud Los problemas relacionados con la intimidación en el Departamento de Psiquiatría y

  • Bonafons C, Jehel L, Coroller-Bequet A. Especificidad de los vínculos entre el acoso laboral y el TEPT: resultados primarios utilizando las decisiones judiciales, un estudio piloto en Francia.[Publicado en línea por delante de impresión 29 de septiembre 2008]. Arco Int Occup Environ Health. doi: 10.1038.nm1024.
  • Debido P, Holstein BE. Intimidación victimización entre escolares 13 a 15 años de edad: resultados de dos estudios comparativos de 66 países y regiones. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 209-221.
  • Einarsen S, Hoel H, Zapf D, Cooper C. Intimidación y Abuso Emocional en el Trabajo: Perspectivas Internacionales de la investigación y la práctica . Londres, Inglaterra: Taylor & Francis; 2003.
  • Eisenberg M, Neumark-Sztainer D. acoso entre iguales y los trastornos alimentarios. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 155-164.
  • Juvonen J, Gross EF. La ampliación de las instalaciones de la escuela? -Bullying Experiencias en el ciberespacio. J Sch Salud. 2008; 78 (9): 496-505.
  • Kempe CH, Silverman FN, Steele BF, Droegemueller W, Silver HK. El niño maltratadas síndrome. JAMA. 1962; 181: 17-24.
  • Kim YS, Leventhal B. La intimidación y el suicidio. Una revisión.Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 133-154.
  • Kivimaki M, Leino-Arjas P, Virtanen M, et al. El estrés laboral y la incidencia de la fibromialgia diagnóstico reciente:. Estudio de cohorte prospectivo . J Psychosom Res 2004; 57 (5): 417-422.
  • Kivimaki M, Virtanen M, Vartia M, Elovainio M, Vahtera J, Keltikangas-Jarvinen L. El acoso laboral y el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la depresión. Occup Environ Med . 2003; 60 (10): 779-783.
  • Condiciones Kumpulainen K. psiquiátricos asociados con la intimidación. Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 121-132.
  • Laflamme L, J Moller, Hallqvist J, K. Engstrom victimización entre iguales y lesiones intencionales: cuentas cuantitativas y cualitativas de las interacciones físicas perjudiciales entre los estudiantes. Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 201-208.
  • McCabe RE, Antonio MM, Summerfeldt LJ, Liss A, Swinson RP.Examen previo de la relación entre los trastornos de ansiedad en adultos y la historia de auto-reporte de experiencias burlas o acoso escolar. Cogn Behav Ther . 2003; 32 (4): 187-193.
  • Olweus D. Noruega. En: Smith PK, Morita Y, Junger-Tas J, D Olweus, Catalano R, Slee P, eds. La naturaleza de la Intimidación Escolar. Una perspectiva transnacional. 1ª ed.Londres: Routledge; 1999: 30-31.
  • Paice E, Aitken M, Houghton A, Firth-Coznes J. maltrato entre los médicos en formación: se cruzan encuesta seccional. BMJ .2004; 329 (7467): 658-659.
  • Smith PK, Monjes CP. . Los conceptos de intimidación: aspectos culturales y de desarrollo . Int J Adolesc Med Health 2008; 20 (2): 101-112.
  • Sourander A, Jensen P, Ronning JA, et al. Agresores y víctimas de la infancia y el riesgo de la delincuencia en la adolescencia tardía:. El finlandés de un muchacho a un hombre de estudio . Arco Pediatr Adolesc Med 2007; 161 (6): 546-552.
  • Srabstein JC, P Joshi, Debido P, et al. Prevención de riesgos para la salud pública relacionado con la intimidación:. La necesidad de un enfoque comunitario conjunto . Int J Adolesc Med Health 2008; 20 (2): 185-199.
  • Srabstein JC, Piazza T. La salud pública, la seguridad y los riesgos educativos asociados a las conductas abusivas en los adolescentes estadounidenses. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 129-139.
  • Srabstein JC. Las muertes vinculadas a la intimidación y las novatadas. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 223-233.
  • Srabstein JC, McCarter RJ, Shao C, Huang ZJ. Morbilidades asociadas con comportamientos de intimidación en los adolescentes. Estudio basado Escuela de adolescentes estadounidenses. Int J Adolesc Med Health . 2006; 18 (4): 587-596.
  • Woelfle CY, McCaffrey R. Enfermera en enfermera. Foro Nurs .2007; 42 (3): 123-131.
  • DF Wood. La intimidación y el acoso en las escuelas de medicina. BMJ . 2006; 333 (7570): 664-665.
0
0