Neurociencias: desafio del mundo de hoy, como educar en las emociones? El cerebro emocional en la escuela

 

foto-face-neuro

 

Educar en emociones

La educación a la que se tiene que enfrentar una persona desde sus primeros contactos con la Educación Infantil y Primaria, pasando por la Educación Secundaria, Bachillerato e, incluso, estudios universitarios  hasta su vida profesional, es claramente deficiente. Deficiente en valores, deficiente en comprensión de las emociones, deficiente en puntos de vista, deficiente en humanización de los contenidos.

El modelo educativo actual basa todo la educación en el aprendizaje de ciertos modelos lógicos pertenecientes a las ciencias más puras y, además, la memorización y la repetición de decenas, centenares de líneas de información que convierten los cerebros de los alumnos (su memoria) en depósitos de datos completamente inútiles para hacer frente a la vida real.
Se les enseña a resolver problemas matemáticos durante años, pero en este proceso no aprenden a resolver sus conflictos existenciales, Se les enseña a hacer cálculos y a encontrar la solución óptima, pero la vida está llena de contradicciones, las cuestiones de la emoción no entran en el mundo de las cifras ni dan una solución exacta. Los niños y adolescentes, en las escuelas, aprenden a enfrentarse con hechos lógicos, pero no saben hacerlo con fracasos y errores.

La neurociencia, con el paso de los años y de las decenas de investigaciones en crecimiento sobre el intrincado conocimiento de el funcionamiento cerebral, ha llegado a afirmar que no existe el recuerdo puro del pasado, que lo que rememoramos siempre es reconstituido, indicando además que el único registro que se instala en la memoria es aquel que va acompañado de un estímulo emocional con una intensidad que no ha de ser necesariamente elevada. El conocimiento científico se ha multiplicado y el número de centros de enseñanza ha crecido como en ninguna otra época, pero la educación actual no está formando pensadores. La mayoría de los jóvenes, incluido los universitarios, acumulan montones de “piedras” pero construyen poquísimas ideas brillantes con ellas.

Dentro de este contexto también destaca el que la educación esté educando a los estudiantes exclusivamente para afrontar el éxito, se les enseña que todo lo que estudia tiene un fin: tener éxito en la vida, enmascarando detrás de este objetivo valores cómo el éxito rápido, el dinero, una buena casa, fama y otros tantos relacionados. Sin embargo, como todos sabemos, vivir una vida sin problemas es imposible, los fracasos superarán claramente en número a los éxitos a los que tendrán que enfrentarse, el sufrimiento bien enfocado en estas situaciones nos construye, el mal llevado destruye nuestra autoestima.Debemos usar el sufrimiento para construir sabiduría, debemos preparar a los jóvenes a lidiar con las decepciones.

Paralelamente a este proceso claramente deficiente en cuanto a la educación ofrecida a los estudiantes, se observa como la sociedad con los medios de comunicación seduce a los más jóvenes con estímulos rápidos ya elaborados, lo que Cury entiende como “Fast Food” emocional. Un joven en la actualidad necesita hacer muchas cosas para disfrutar tan solo un poco, los padres apuntan a sus hijos a decenas de actividades que ocupen todo su tiempo mientras que la compleja industria del ocio se encarga de mantenerlos entretenidos con información ya elaborada con la que no necesitan pensar. Este bombardeo de estímulos no es inofensivo, con el tiempo aumenta el umbral de placer en la vida real de los sujetos por lo que, inevitablemente,los adolescentes pierden el placer por los pequeños estímulos de la vida diaria.

“Deberíamos tener la generación de jóvenes más felices que ha pisado la Tierra. Perohemos creado una generación de insatisfechos” (Cury 2007 – 18). Con ello dejamos de lado la educación de las funciones más importantes de la inteligencia como contemplar lo bello, pensar antes de reaccionar, exponer y no imponer las ideas, administrar los pensamientos, tener espíritu emprendedor. Estamos informando a los jóvenes y no formando su personalidad. Los jóvenes raramente saben pedir perdón ni reconocer sus límites, por supuesto nunca aprenden a colocarse en el lugar del otro.

Como resultado de todo lo anteriormente comentado vemos como enfermedades como la depresión que antiguamente raramente afectaba a los niños, hoy en día se ceba con ellos y se pueden observar muchos niños deprimidos y sin gusto por la vida. No sólo es común detectar adultos estresados, sino también jóvenes y niños con frecuentes dolores de cabeza, gastritis, dolores musculares, sudor excesivo, fatiga constante de tipo emocional. Resultando de todo ello jóvenes que se internan en el mundo de las drogas tratando de encontrar en ellas estímulos rápidos que desencadenen placer instantáneo. Sin embargo los placeres instantáneos de estas destruyen la gallina de los huevos de oro de la emoción, les lleva a envejecer rápidamente respecto a las emociones.

El objetivo de educar en emociones a las nuevas generaciones está en manos de toda la sociedad,
de la demanda de estos contenidos a nuestros políticos,
a nuestras instituciones, a nuestros medios de comunicación. Sin embargo, donde más se puede hacer en este campo es en el ámbito doméstico y en el ámbito privado de cada profesor que imparte materia.

 

Cada cual es bien capaz de otorgarle un contenido emocional positivo a la convivencia en el mismo espacio vital que sus jóvenes, tanto en casa como en la escuela. No necesitamos de una inclusión institucional en los calendarios escolares, cada cual es bien libre de seguir pautas que hagan de la educación que ofrece una forma de entender las cosas más colorida, personal y humana. Si bien Augusto Cury, en su libro “Padres brillantes, maestros fascinantes” aconseja a los padres y a los profesores sobre cómo llevar a cabo este proceso que culmine en una riqueza emocional en los jóvenes a su cargo, es cuestión de cada persona el leerlas, comprenderlas, interiorizarlas y llevarlas a cabo.

 

 

 

Fuente de información:

http://dspace.universia.net/bitstream/2024/195/1/Trabajo+imprimible.pdf

0
0

Neuroeducacion: Educar con el cerebro y la emocion

 

foto face emocion escolar

 

Hasta hace apenas 30 años, se desconocía en gran medida cómo funcionaba el cerebro. No obstante, los avances en áreas como la medicina y, particularmente, las neurociencias, han permitido estudiar las neuronas y entender un poco más la actividad cerebral. “Eso ha abierto una nueva etapa para poder conocernos a nosotros mismos, para entender mejor cómo funcionamos y aplicar ese conocimiento a áreas tan diversas como la economía, la cultura y la educación”, considera David Bueno, profesor de genética de la Universidad de Barcelona, especializado en la formación del cerebro y divulgador científi co. Así, en los últimos años hemos empezado a escuchar términos como neuromarketing, neuroeconomía, neuroarquitectura y neuroeducación.

 

 

Todo ello forma parte de un movimiento internacional, aún incipiente, de científicos y educadores que pretenden aplicar en la escuela los descubrimientos sobre el cerebro, con el propósito de ayudar a aprender y enseñar mejor. “Hasta ahora habíamos hablado de la memoria, la atención y la emoción, pero de forma desperdigada, sin darnos cuenta de cómo los códigos que trae el cerebro para aprender o memorizar son tan esenciales para la supervivencia como comer o beber”, señala el neurocientífi co Francisco Mora, autor de Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama, uno de los primeros manuales dedicados a este tema y todo un fenómeno de ventas. Conocer esos códigos de funcionamiento del cerebro ha permitido demostrar, por ejemplo, la importancia de la curiosidad y la emoción para adquirir conocimientos; que el deporte es esencial para fi jar el aprendizaje y también que en el cerebro hay “ventanas de conocimiento” que se abren y se cierran de acuerdo con las etapas de la vida. Educadores y científi cos que habían estado aislados, unos en las aulas y los otros en sus laboratorios, ahora caminan a la par. Universidades como la Johns Hopkins, en Estados Unidos, ya han puesto en marcha proyectos de investigación en neuroeducación, igual que Harvard, que dispone del programa Mente, Cerebro y Educación, el cual pretende explorar la intersección de la neurociencia biológica y la enseñanza. Esta es la era de la neuroeducación.

 

¡Emociónate! ¿Recuerdas cuando ibas a la escuela y en algunas asignaturas te hacían aprender de memoria decenas de datos? Que si fórmulas de física y química, que si la capital de Colombia es Bogotá, que si la Revolución francesa estalló en 1789… Datos y más datos que el tiempo acaba borrando. Y aún más si el profesor era aburrido. En cambio, de seguro recuerdas a algún maestro que consiguió despertar tu atención e interés. La emoción es el ingrediente secreto del aprendizaje, dice la neurociencia, fundamental para quien enseña y para quien aprende. “El binomio emoción-cognición es indisoluble, intrínseco al diseño anatómico y funcional del cerebro”, explica Francisco Mora. Al parecer, la información que captamos por medio de los sentidos pasa por el sistema límbico o cerebro emocional antes de ser enviada a la corteza cerebral, encargada de los procesos cognitivos. Dentro del sistema límbico, la amígdala tiene una función esencial. Es una de las partes más primitivas del cerebro y se activa ante eventos que considera importantes para la supervivencia, lo que consolida un recuerdo de manera más efi ciente. Las historias, por ejemplo, suelen fungir como auténticos activadores de esta región cerebral. David Bueno lo ha puesto a prueba con sus alumnos universitarios: “Cuando me toca explicarles, por ejemplo, el triángulo de Tartaglia, una fórmula matemática que necesitan para resolver muchos problemas de genética, les cuento que en realidad el matemático italiano que lo formuló no se llamaba Tartaglia, sino Niccolò Fontana. Lo que pasa es que era tartamudo, tartaglia, en italiano. Y al fi nal ese mote acabó dando nombre a la fórmula. Esa anécdota hace estallar de risa a los estudiantes, y lo mejor es que ya no se olvidan de la fórmula”.

El juego es vital para estimular partes del cerebro involucradas en el aprendizaje. Las nuevas tecnologías son un aliado para el aprendizaje, porque captan la atención de los niños. La sorpresa es otro factor que activa la amígdala. El cerebro es un órgano al que le gusta procesar patrones, entender cosas que se repiten siempre de la misma forma, es la manera como se enfrenta al mundo que lo rodea. Ahora bien, todo aquello que no forma parte de esos patrones se guarda de manera más profunda en el cerebro. De ahí que usar en la clase elementos que rompan con la monotonía benefi cian el estudio. El neurólogo mexicano Jaime Romano investiga el cerebro desde hace más de 30 años; también ha atendido a niños y adolescentes con problemas de aprendizaje. Una década atrás echó a andar un laboratorio de neurociencias para tratar de entender mejor el proceso de educación.

“Diseñé un modelo que se conoce como neuropirámide, que cuenta con seis peldaños. En cada uno de ellos se plantea qué sucede con la información cuando va entrando por los órganos de los sentidos, cómo se procesa en el cerebro hasta que se convierte en aprendizaje. Y hemos visto que tiene que ver con procesos emocionales”, explica Romano. Ahora, este médico trabaja en el diseño de videojuegos que resulten útiles en todos los peldaños de la neuropirámide. “Habrá juegos que refuercen, por ejemplo, el proceso de atención de los chicos; otros, el proceso de análisis y síntesis”, comenta. Su idea es crear una plataforma con videojuegos orientados a distintas edades.

“Queremos mejorar la capacidad emocional y mental de los estudiantes, los procesos de cálculo, de comprensión, y eso repercutirá en que aprenderán mejor las matemáticas, a leer y a entender los textos, a fi jar su atención”. Mueve tus neuronas En los últimos años, la ciencia ha demostrado lo que antes solo se sospechaba: el ejercicio proporciona bienestar físico y mental. Al parecer, cada vez que practicamos un deporte cardio vascular, al contraerse y estirarse, los músculos segregan una proteína que viaja al cerebro y allí promueve la plasticidad cerebral, generando nuevas neuronas, nuevas conexiones o sinapsis y, justamente, eso sucede en los centros de memoria. “A veces, cuando un alumno va mal en la escuela —señala el profesor David Bueno— lo quitan del deporte, para que así pueda estudiar más. Eso es un error, porque se le quita la actividad que le permite memorizar lo que estudia”. También se ha visto que el deporte estimula la producción de endorfi nas, las cuales generan sensación de bienestar, de placer, optimismo, y están íntimamente relacionadas con la concentración y la atención. Una idea que defi ende la neuroeducación son las “ventanas”. Al contrario de lo que se creyó durante mucho tiempo, el cerebro no es estático, sino que “existen ventanas plásticas, periodos críticos en los que un aprendizaje se ve más favorecido que otro”, afi rma Francisco Mora.

Así, por ejemplo, para aprender a hablar la “ventana” se abre al nacer y se cierra a los siete años, aproximadamente. Eso no quiere decir que pasada esa edad el niño no pueda adquirir el lenguaje, porque gracias a la plasticidad del cerebro, lo conseguirá aunque le cueste mucho más, pero, asegura Mora, nunca adquirirá el dominio de la lengua que tiene un niño que aprendió a hablar de los 0 a los 3 años. El hallazgo de la existencia de periodos de aprendizaje hace que las escuelas deban replantearse el modelo educativo. Para David Bueno, “hasta los 10 o 12 años, el cerebro tiene una ventana específi ca para aprender aptitudes, para manejar información, para razonar. Tal vez esa etapa sea el momento de potenciar la comprensión de un texto; que aprendan a razonar de forma matemática, en lugar de memorizar mucho contenido. En defi nitiva, trabajar aquellas habilidades que después conformarán un cerebro con ganas de aprender cosas nuevas”. En algunos casos, el sistema educativo actual choca contra esas “ventanas” cerebrales. Por ejemplo, cuando los niños son muy pequeños, tenerlos sentados en una clase, quietos, “sabemos que infl uye negativamente en su cerebro”, alerta Jaime Romano. Para poder madurar, crear nuevas redes de neuronas, el cerebro necesita experiencias nuevas.

 

Fuente autoconocimientointegral.comfoto face emocion escolar

3
3

Violencia: 15 chicos por dia reciben algún tipo de maltrato

Todos los días, unos 15 chicos son víctimas en sus

ESTADÍSTICAS OFICIALES
Unos 15 chicos reciben diariamente algún tipo de maltrato en sus hogares
El dramático caso de un chico de 5 años que murió tras resultar presumiblemente golpeado por su padrastro, en un hecho ocurrido en el barrio de Flores, volvió a colocar la problemática que tiene a los chicos como víctimas de situaciones de extrema violencia,
Todos los días, unos 15 chicos son víctimas en sus hogares de algún tipo de maltrato, psicológico y físico, en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, revela las estadísticas sobre este flagelo.El dramático caso de un chico de 5 años que murió tras resultar presumiblemente golpeado por su padrastro, en un hecho ocurrido en el barrio de Flores, volvió a colocar la problemática que tiene a los chicos como víctimas de situaciones de extrema violencia, dice hoy el Diario Popular.

Las estadísticas en relación al flagelo sostienen que todos los días se interviene en unos 15 hechos por diversas “negligencias” en los hogares, con maltrato psicológico y físico, en la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.

La información en territorio bonaerense surge de un informe del Registro Estadístico Unificado de Niñez y Adolescencia (REUNA) realizado entre el 1 de marzo de 2014 y el 28 de febrero de este año, que registró un total de 3.331 hechos, al tiempo que de ese total el Sistema de Promoción y Protección de Derechos del Niño provincial debió directamente separar a 637 niños, niñas y adolescentes de sus padres por razones de emergencia.

En el caso de las 637 intervenciones especiales, denominadas “medidas de abrigo” porque los damnificados son atendidos fuera de sus hogares por 180 días, una vez cumplido ese plazo, y agotadas todas las instancias de revinculación con su familia de origen, se puede solicitar, como en todas las situaciones de niños sin cuidados parentales, el estado de adoptabilidad. Sobre este tema, el secretario de Niñez y Adolescencia provincial, Pablo Navarro, aseguró que “los cuidados negligentes constituyen una de las causas principales que originan las medidas excepcionales de separar a un niño de su familia de origen y junto con el maltrato y el abuso sexual, superan el 50 por ciento de todas las intervenciones del Estado por vulneración de derechos”.

“Está claro que cuando hablamos de negligencia no nos referimos a un descuido momentáneo sino a la falta grave y reiterada de cuidados de un niño, niña o adolescente, relacionados sobre todo a la protección de la integridad física o psicológica”, señaló.

La negligencia, dice Navarro, “es un maltrato pasivo y se presenta cuando las necesidades físicas del niño como alimentación, abrigo, higiene, protección y vigilancia en las situaciones potencialmente peligrosas, no son atendidas en forma temporaria o permanente por ningún miembro del grupo conviviente”.

“Se trata de un tipo de violencia que no suele detectarse prontamente, dado que sus consecuencias no son inmediatas, sino más bien, se traducen en distintas problemáticas físicas, intelectuales o emocionales que el niño comienza a evidenciar, como así también en la recurrencia de diversos accidentes domésticos (caídas, quemaduras, entre otros)”, agregó.

En el caso de la provincia, la Línea 102 atiende las 24 horas y los 365 días del año, y su objetivo es poder alertar sobre cualquier tipo de vulneración de derechos en niños, niñas y adolescentes, desde situaciones de violencia hasta casos bullying, entre otros.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, los registros sostienen que se realizan anualmente unas 1.500 intervenciones de profesionales capacitados para responder a las distintas situaciones, con derechos de los niños vulnerados.

El hecho registrado en Flores ocurrió el domingo por la tarde en un edificio de la calle Yerbal al 2700, donde fue convocada una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) a causa de un niño de 5 años que estaba en estado de inconsciencia.

Según las fuentes, el padrastro del chico contó que éste no respondía a sus llamados y que lo encontró inconsciente en su cuarto.

Los médicos del SAME llegaron al domicilio y trasladaron de urgencia al paciente hasta el Hospital Piñero, donde llegó con signos vitales pero luego falleció producto de los graves traumatismos que presentaba. Un total de 637 chicos y chicas fueron retirados de sus hogares en territorio bonaerense, durante un año, a causa de hechos de violencia extrema.

Un albañil acusado de haber cometido el crimen de Keila Luján Reinoso, la adolescente que en 2013 fue encontrada violada y estrangulada en una alcantarilla de la ciudad catamarqueña de Fiambalá, fue considerado como “un psicópata irrecuperable”.

Se trata de Manuel Argentino Hernández, de 43 años, quien está siendo juzgado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal seguido de femicidio” ante la Cámara Penal 2 de Catamarca.

En el inicio del debate se dio a conocer el informe psicológico y psiquiátrico del imputado, el cual resaltó que en el momento del ataque tenía “pleno conocimiento y entendía la criminalidad de su acto, con una descarga desproporcionada de un ser violento y depredador con su víctima”.

Según las pericias, Hernández es “un sujeto manipulador que no siente remordimiento ante sus víctimas y representa un gran grado de peligrosidad para terceros”.

“No se trata de una persona enferma, como en muchos casos quieren hacerse representar, para alegar su inimputabilidad”, concluyó el informe.

Nota completa en:http://www.laverdadonline.com/noticia-63470.html
1
1

Inteligencia emocional: Como se aprende la empatia?

Aprender empatía

Aprender empatía
En 2008, Barack Obama declaró que existía un déficit nacional de empatía pero, realmente, parece que este déficit es mundial. La sociedad en la que vivimos necesita de una mayor empatía, capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y poder comprender lo que esta siente e incluso lo que piensa, está desapareciendo en los seres humanos ya que existe una cierta tendencia a creer que es algo innato, pero, ¿puede aprenderse?Rotundamente la respuesta es sí como demuestra el programa Roots of Empathy, programa que se inició en Canadá en 1996 y cuya misión es fomentar la preocupación por los otros, la paz y la empatía tanto en niños como en adultos.Este programa se ha extendido a Norte América, Nueva Zelanda, Irlanda… y algunas versiones parecidas se están llevando a cabo en Alemania y España. Roots of Empathy está consiguiendo resultados realmente sorprendentes. Veamos cómo funciona.

En una de las clases de quinto de primaria de la escuela Lucas Vale en Londres, un grupo de niños y niñas de 11 años esperan ansiosos la llegada de Sienna, una bebé de apenas un año de edad. Cuando Sienna llega, toda la clase se tranquiliza, saludan a la recién llegada y observan sus reacciones. Si Sienna sonríe, los niños le sonríen de vuelta y cuando la pequeña rompe a llorar, los niños intentan entender qué es lo que le sucede: “Llora porque no puede decirnos lo que siente” asegura un chico. “O tal vez tiene hambre o está cansada” propone otro.

La instructora, Suzanna Fix, que se encarga de organizar estas sesiones y de preparar a los alumnos, asegura que “en esta clase la empatía se absorbe, no se enseña. El estado emocional del bebé se contagia. Los alumnos reconocen y comparten sus sentimientos y los niños se involucran tanto como las niñas”.

Los estudios han demostrado que el 80% de los alumnos que han participado en este programa alrededor del mundo, aceptan más y mejor a sus compañeros y dos de cada tres han mejorado su conducta social. Además, todos los estudios mostraron que el porcentaje de acoso escolar se había reducido.

Este impacto positivo dura durante al menos tres años después de que finalice el programa. Aun así, es un programa joven y los resultados finales están por llegar. No obstante una cosa está clara: Roots of Empathyaumenta la empatía en los niños cosa que hace que se reduzcan las agresiones y aumente la tolerancia y el respeto.

La opinión de los profesores corrobora el resultado de los estudios. Por ejemplo, la profesora Juliet Uzur, que ha estado con los mismos alumnos durante dos años, ha sido testigo del cambio de estos desde que empezaron el programa Roots of Empathy: “Hablan más de sus sentimientos. Fix consigue que hablen de cómo se sienten durante la sesión y una vez ella se va, los niños siguen haciéndolo. Tuvimos una sesión en la que tratamos el tema del dolor por la pérdida de un ser querido y un chico que normalmente siempre se comportaba muy mal en clase se abrió y compartió con todos que su abuelo se había suicidado. Los demás niños fueron muy respetuosos con él pese a que a los once años, los niños no suelen serlo. Ahora se preocupan más los unos por los otros. Ha sido una experiencia muy gratificante”.

No obstante, hay algunos críticos de este programa que consideran que Roots of Empathy deriva en la pérdida de tiempo de la enseñanza de habilidades cognitivas y educativas. Sin embargo, Gordon, una de las investigadoras y fundadoras de Roots of Empathy, no está de acuerdo y se defiende citando partes de un estudio publicado en el Journal of Creative Behaviour sobre la empatía y la educación que muestra que hay una fuerte conexión entre entender y experimentar emociones y las habilidades cognitivas.

En su libro, “Roots of Empathy, changing the world”, que se publicó en 2005, lo explica de la siguiente manera: “Experimentar una emoción de forma pura requiere habilidades cognitivas porque para despertar al sistema nervioso, tienes que ser consciente de que algo ha cambiado a tu alrededor y ser capaz de entender e interpretar por ti mismo las implicaciones que eso conlleva. Esto lo hacemos constantemente, cada día, pero algunos de nosotros tienen mayor capacidad que otros en este aspecto”.

Además, Gordon no es la única que se ha dado cuenta de la gran necesidad de “enseñar” a la gente a ser empática. A parte de Barack Obama, presidente de los EE.UU, que también llegó a la misma conclusión, elDalai Lama opina lo mismo y, de hecho, el proyecto Roots of Empathy cuenta con todo su apoyo.

“La compasión sincera se basa, simplemente, en reconocer que los otros, como yo mismo, aspiran de manera natural a ser felices y a superar el sufrimiento y en entender que ellos, como yo, tienen todo el derecho de conseguir esa aspiración básica. La empatía que desarrollamos hacia alguien basándonos en este hecho básico es compasión universal”.

El trabajo de Gordon ha producido nuevos datos muy interesantes sobre cómo puede fomentarse la compasión universal. Cuando, hace ya muchos años, Gordon encontró a los primeros padres que querían participar en el proyecto, creyó que eran una excepción. “Pero, ¿sabes qué?” asegura ella, “hay algo sobre ser padre que hace que quieras que tu relación amorosa con tu bebé ayude a los otros niños a ser empáticos, a mejorar. Es algo muy poderoso”.

Tener un nivel alto en matemáticas o en inglés es algo muy importante pero también lo es ser capaz de sentir empatía por los demás, saber cómo se sienten y así poder comprenderlos. Mezclar la inteligencia cognitiva con la inteligencia emocional e intentar poner en práctica esta última cada día no solo nos ayuda a desarrollarla sino también a mejorar nuestras relaciones con los demás.

 

 

http://enpositivo.com/2014/07/aprender-empatia/

0
0

Empatia: Por que nos cuesta ser empaticos? (neurociencias)

foto face empatic
No es fácil sentir con el corazón y dejar hablar a la razón. Todo aquel que se haya enfadado ante una injusticia o que haya sentido en carne propia el dolor del otro, sabe que es muy complicado mantener la cabeza fría y recurrir a la lógica. Y es que cuando somos realmente empáticos, es como si se produjera un secuestro emocional. ¿Por qué?
La pista llega de la mano de un estudio muy interesante realizado en la Case Western Reserve University. Estos neurocientíficos han descubierto por qué nos resulta tan difícil ser empáticos y racionales a la vez, la respuesta está en nuestro cerebro ya que cuando se activa la red de neuronas que están implicadas en la empatía, se suprime la red que se utiliza para analizar los hechos. Por supuesto, también ocurre lo contrario, cuando estamos analizando un hecho de manera meramente racional, se apaga la red de la empatía.

Un problema de física, una emoción y un escáner cerebral

Este estudio demuestra, por primera vez, por qué nos resulta tan complicado ser comprensivos y analíticos a la vez. En el experimento participaron 45 estudiantes universitarios, a los cuales les dieron una serie de problemas para resolver y algunas situaciones que demandaban comprender los sentimientos de otra persona.
Mientras los estudiantes estaban involucrados en estas actividades, los neurocientíficos escaneaban sus cerebros. Así pudieron apreciar que los problemas de física activaban la red analítica y suprimían la red de la empatía. Al contrario, cuando les pedían que se concentraran en los sentimientos de otra persona y que fueran empáticos, se suprimía la red cerebral vinculada al análisis lógico.
En realidad, la inhibición neural no es un fenómeno nuevo. Nuestro cerebro tiene una tendencia a economizar recursos por lo que suele “apagar” aquellas zonas que no necesitamos. En el fenómeno de la inhibición cognitiva, por ejemplo, nuestra mente se concentra en la información que es importante para la tarea que debemos realizar y aparta los estímulos irrelevantes. La mayoría de las veces este mecanismo se activa de manera automática, para evitar que nos saturemos de estímulos.
De hecho, existe una teoría que nos indica que al poseer recursos mentales limitados, nuestro cerebro los distribuye de la manera más eficaz para la tarea en cuestión, de manera que podamos ser más eficientes. Cuando la inhibición no funciona, tenemos problemas para concentrarnos y cometemos más errores.

¿Positivo o negativo?

No hay dudas de que la capacidad para focalizarnos solo en el aspecto emocional o racional de las situaciones nos conduce a una visión parcializada. Sin embargo, hay ocasiones en que esa visión parcializada es justo lo que necesitamos. Aunque hay veces que necesitamos lo contrario, tener una visión más amplia del asunto. En ese caso, es cierto que no podemos ser racionales y empáticos al mismo tiempo pero podemos dirigir el focus de nuestro cerebro a una u otra perspectiva, de manera que podamos formarnos una imagen más general del cuadro.
Por ejemplo, para manejar una empresa es necesario ser analíticos y racionales, ser eficientes. De lo contrario iremos en bancarrota. Sin embargo, sin la brújula moral y sin la pasión, ese exceso de racionalidad también nos puede llevar a un callejón sin salida. Ambas redes no funcionarán a la misma vez pero podemos alternarlas antes de tomar las decisiones. Así tendremos una perspectiva más global y, probablemente, tomaremos mejores decisiones.
Fuente:
Jack, A. I. et. Al. (2013) fMRI reveals reciprocal inhibition between social and physical cognitive domains. NeuroImage; 66: 385-401.
0
0

Inteligencia Emocional: La Bondad, el antídoto contra el bullying

foto face bondadHoy frases como “Pay It Forward” que están inundando la Web. Se han convertido en términos populares en la sociedad moderna. Quizás esto podría ser mejor explicado por aquellos que han identificado una deficiencia en su vida, y que sólo puede ser cumplida por el “altruismo”.

Parece que no podemos tener suficiente de esas actitudes, sentir buenas emociones pero hay buenas razones para trabajar en ello. Estudios científicos demuestran que la bondad tiene muchos beneficios para la salud física, emocional y mental. Y que los niños necesitan una dosis saludable desde pequeños para poder prosperar, y crecer felices como individuos sanos, y bien completos.

Patty O’Grady, PhD, una experta en neurociencia, el aprendizaje emocional y la psicología positiva, y que se especializa en la educación, nos dice:

“La Bondad cambia el cerebro por la experiencia de la bondad. Los niños y adolescentes no aprenden amabilidad por sólo pensar en ello y hablar de ello. La bondad se aprende mejor sintiéndola para que pueda ser reproducida”.

Felices, cuidando niños

Las buenas sensaciones que experimentamos son producidas por las endorfinas. Activan las áreas del cerebro que están asociadas con el placer, la conexión social y la confianza. Estos sentimientos de alegría han demostrado ser contagiosos y fomentar un comportamiento distinto (también conocido como el altruismo)

Mayor aceptación de los pares

La investigación sobre el tema ha determinado que la bondad aumenta nuestra capacidad de formar conexiones significativas con los demás. Los niños son felices cuanto más están siendo aceptados por sus pares, ya que se sienten muy apreciados e incluídos.

Mayor sentido de pertenencia y la mejora de la autoestima

Los estudios demuestran que las personas experimentan “alta autoestima” cuando hacen una buena obra. Este torrente de endorfinas crea una sensación duradera de orgullo, de bienestar, y un sentido de “pertenencia enriquecido”. Se informa que, incluso pequeños actos de bondad, aumentan nuestra sensación de bienestar, aumentan la energía corporal, y dan un maravilloso sentimiento de optimismo y autoestima.

Mejora de la salud y menos estrés

Ser amable puede desencadenar la liberación de la hormona “oxitocina“, que tiene una serie de beneficios para la salud física y mental. La oxitocina puede aumentar significativamente el nivel de felicidad de una persona y reducir los niveles de estrés. También protege el corazón, al reducir la presión arterial, reducir la inflamación, y los radicales libres, que dicho sea de paso, aceleran el proceso de envejecimiento.

El aumento de sentimientos de gratitud

Cuando los niños son parte de los proyectos que ayudan a otros menos afortunados que ellos, esto les proporciona un sentido real de la “perspectiva”. Ayudar a alguien más, hace a apreciar las cosas buenas en sus propias vidas.

Mejor concentración y mejores resultados

La bondad es un ingrediente clave, que ayuda a los niños a sentirse bien con ellos mismos, ya que aumenta los niveles de serotonina. Este importante químico afecta el aprendizaje, la memoria, el estado de ánimo, el sueño, la salud y la digestión. Tener una actitud positiva permite una mayor capacidad de atención y el pensamiento más creativo, para producir mejores resultados en la escuela.

Reducir la depresion

El Dr. Wayne Dyer, un autor de renombre internacional, dice que un acto de bondad desencadena un aumento de la serotonina, un químico natural responsable de mejorar el estado de ánimo. Este aumento en la felicidad se produce no sólo en el donante y el receptor de la bondad, sino también en cualquier persona que sea testigo de ello. Esto hace que la bondad sea un potente antidepresivo natural . (pdf, 14kb)

Menos Bullying

Shanetia Clark y Barbara Marinak son profesoras-investigadoras de la Penn State en Harrisburg. Ellas dicen: “A diferencia de las generaciones anteriores, los adolescentes de hoy en día están victimizandose entre sí, a un ritmo alarmante”. Argumentan que la intimidación de los adolescentes y la violencia, pueden ser confrontados con programas escolares que integren “la bondad, como la antítesis de la victimización“, incorporando las practicas restaurativas, los circulos de dialogos, en los que vengo trabajando como instrumentos y haciendo posteos en este sitio de Mediación y Violencia desde sus comienzos.

Muchos de los programas contra el “acoso escolar” tradicionales, se centran en las acciones negativas que causan ansiedad en los niños. Cuando la bondad y la compasión son enseñados, fomentan el comportamiento positivo que se espera. Promover su “opuesto psicológico” es fundamental para reducir la intimidación, para crear ambientes escolares cálidos e inclusivos.

Maurice Elias, profesor en el Departamento de Psicología de la Universidad de Rutgers, es también un defensor de la bondad . Él nos dice:

Como ciudadano, abuelo, padre y profesional, es claro que la misión de las escuelas debe incluir la enseñanza de la bondad. Sin ella, las comunidades, las familias, las escuelas y las aulas se convierten en lugares de “incivilidad”, donde es poco probable que tenga lugar el aprendizaje duradero. . . Nosotros debemos estar preparados para enseñar la bondad, porque puede ser bloqueada debido a los malos tratos a temprana edad. Puede ser asfixiada bajo el peso de la pobreza, y puede ser desbaratada por la victimización en el futuro. . . La bondad se puede enseñar, y es un aspecto definitorio de la vida humana civilizada. Pertenece a cada hogar, la escuela, el vecindario y la sociedad.

Se ha convertido en algo muy claro, que la educación moderna debe abarcar más que la parte académica, y que los “asuntos del corazón” deben ser tomados en serio y nutridos como una cuestión de gran prioridad.

1
0

Acoso Moral y Escolar: Una epidemia de salud publica mundial, segun la OMS

foto face acoso moral 3

Sea consciente del Bullying: una responsabilidad crítica de  Salud Pública

 

Los profesionales de salud tienen la responsabilidad de informarse y sensibilizar a la comunidad acerca de la naturaleza de la intimidación y su relación con los riesgos de salud graves. El término “intimidación” “acoso” “bullying” se refiere a un grupo de comportamientos agresivos a la que una persona está expuesta repetidamente en el  tiempo por uno o más personas. El acoso abarca la agresión física (golpes, empujones, puñetazos, patadas o); El acoso verbal (amenazas, burlas, insultos, o hacer muecas o gestos sucios);y el maltrato indirecto o relacional (ignorando a alguien o excluir a él o ella a propósito).

OBJETIVO DE APRENDIZAJE Comprender el papel del médico en la detección de actos de acoso e intervenir para ayudar a aquellos que intimidan y son víctimas de intimidacion

Muchas personas pueden haber sufrido o presenciado comportamientos de intimidación durante la niñez y la adolescencia o viida adulta como en mi blog hablo de acoso laboral, acoso intrafamiliar, acoso vecinal, y ciberacoso, que entonces se consideraban como parte del proceso de crecimiento o un rito de paso. Hoy en día, la evidencia publicada apoya la opinión de que el acoso escolar es una forma muy tóxica de abuso frecuente durante toda la vida en una escala global.Ocurre no sólo en las escuelas, sino a través de Internet y los teléfonos celulares, en el barrio, en el campamento de verano, en el hogar entre los hermanos, como las novatadas entre los adultos jóvenes en los colegios o las fuerzas armadas, y en el lugar de trabajo. Durante las últimas 2 décadas, los episodios de intimidación se han relacionado con cientos de muertes por suicidio, lesiones accidentales, y el homicidio, problemas de la salud mental, estres, ansiedad, estres post traumatico ect

Los adolescentes que son intimidados y los que intimidan a los demás suelen ser objeto grave para la salud, la seguridad y los riesgos educativos incluyendo síntomas emocionales y físicos; trastornos de la alimentación; , y lesiones perpetrados accidentales autoinfligidas; abusar de  medicamentos; daño a la gente a propósito; y el ausentismo frecuente en la escuela. Acoso moral en el lugar de trabajo se ha relacionado con la enfermedad cardiovascular, la fibromialgia, la depresión y el trastorno de estrés postraumático. El desarrollo de la fobia social entre los adultos se ha demostrado que se asocia con las burlas o acoso escolar durante la infancia.

Estudios longitudinales publicados recientemente han establecido que los síntomas y las condiciones psiquiátricas pueden ser antecedentes y consecuencias de la intimidación. Por otra parte, los varones jóvenes que han sido frecuentes los matones y víctimas matón están en alto riesgo de la delincuencia en esto ya hay estudios dentro de la sociologia juridica

La muerte de Megan Meier llevó la atención hacia una nueva versión de acoso: el acoso cibernético-actuando cruelmente a los demás mediante el envío o publicación de material nocivo el uso de Internet o un teléfono celular. En octubre de 2006, Meier, una adolescente de Missouri, se suicidó después de recibir mensajes en su página web MySpace que podría ser clasificado como bullying. Cyber-bullying difiere de las formas más tradicionales en que puede ocurrir en cualquier momento, sus mensajes y las imágenes se pueden distribuir de forma instantánea a una amplia audiencia, y los autores pueden permanecer en el anonimato, a menudo haciendo que sea difícil de rastrear.

La intimidación es una forma multifacética de maltrato derivado de precursores biopsicosociales y culturales complejas. Profesionales de la salud pueden contribuir a un conocimiento de la comunidad de la intimidación y su prevención. Un paso en esta dirección es la implementación de programas para mejorar la seguridad emocional del medio ambiente de las escuelas y lugares de trabajo para adultos a través de estrategias que mejoren el apoyo entre pares, el respeto mutuo, la empatia, la comunicacion no violenta, la inteligencia emocional, la autoregulacion social. Tal enfoque de prevención primaria, sin embargo, no será suficiente para evitar la ocurrencia de episodios de intimidación, que pueden requerir más de la escuela o lugar de trabajo de intervención y derivación para el tratamiento.

Los profesionales sanitarios tienen la oportunidad única de detectar los casos de acoso escolar en cada emergencia o visita médica de rutina por determinar si un paciente participa en este tipo de maltrato como autor o de la víctima. Una detección positiva debe conducir a una referencia para una organización (la escuela o lugar de trabajo) la intervención para prevenir la ocurrencia de nuevos incidentes (prevención secundaria). En este momento, el autor debe ser consciente del daño causado a la víctima, lo que lleva a la “justicia restaurativa” a través de una disculpa. La orientación dada al matón debe promover el respeto, la empatía, la tolerancia, y la sensibilidad a la diversidad. Al mismo tiempo, la víctima debe ser apoyado y protegido de represalias y nuevos episodios de bullying.

Notificación de incidentes de intimidación debe fomentarse como una herramienta de salud pública que lleva a la intervención organizacional.Esto implica un cambio en la creencia cultural de que la presentación de informes es un medio para conseguir el perpetrador en problemas.

Tanto las víctimas como los agresores deben ser examinados para identificar la salud, emocional o riesgos académicos relacionados con su participación en el incidente de intimidación. Tratamiento de salud mental debe ser considerado para aquellos que son incapaces de detener la intimidación a pesar de la intervención de la organización y para los matones (o víctimas) que sufren de problemas de salud o de seguridad. El tratamiento debe abordar las condiciones médicas o psiquiátricas que preceden o resultan de la intimidación. El monitoreo permanente debe estar en su lugar para descartar la ideación o planes suicidas u homicidas.Por último, es importante documentar la recurrencia de episodios intimidación o la exposición a nuevos tipos de victimización.

A medida que nos damos cuenta de la toxicidad de la intimidación, nos enfrentamos al posible reconocimiento de nuestra propia participación en estos comportamientos como una víctima o perpetrador durante la infancia o la adolescencia.

La intimidación puede existir en el medio hospitalario, entre los estudiantes de medicina, médicos y enfermeras, este es un factor de riesgo importante es un lugar donde las emociones estan a flor de piel y la estructura de poder es muy verticalista, esto hace permeable el acoso moral.

 

En un marco social y cultural que tiende a dividir el mundo entre el bien y malicioso, podemos descuidar los graves riesgos para la salud y seguridad que afectan a los que son autores y los que son a la vez agresores y víctimas.

La urgente necesidad de prevenir la morbilidad y la mortalidad de la intimidación trae problemas psicosociales a la vanguardia de la medicina pediátrica y de adultos, a un nivel no alcanzado en los últimos 45 años desde que los aspectos letales del abuso de niños llegaron a la conciencia pública.

 

 

Lectura sugerida

Jorge C. Srabstein , MD, es el director médico de la Clínica de Salud Los problemas relacionados con la intimidación en el Departamento de Psiquiatría y

  • Bonafons C, Jehel L, Coroller-Bequet A. Especificidad de los vínculos entre el acoso laboral y el TEPT: resultados primarios utilizando las decisiones judiciales, un estudio piloto en Francia.[Publicado en línea por delante de impresión 29 de septiembre 2008]. Arco Int Occup Environ Health. doi: 10.1038.nm1024.
  • Debido P, Holstein BE. Intimidación victimización entre escolares 13 a 15 años de edad: resultados de dos estudios comparativos de 66 países y regiones. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 209-221.
  • Einarsen S, Hoel H, Zapf D, Cooper C. Intimidación y Abuso Emocional en el Trabajo: Perspectivas Internacionales de la investigación y la práctica . Londres, Inglaterra: Taylor & Francis; 2003.
  • Eisenberg M, Neumark-Sztainer D. acoso entre iguales y los trastornos alimentarios. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 155-164.
  • Juvonen J, Gross EF. La ampliación de las instalaciones de la escuela? -Bullying Experiencias en el ciberespacio. J Sch Salud. 2008; 78 (9): 496-505.
  • Kempe CH, Silverman FN, Steele BF, Droegemueller W, Silver HK. El niño maltratadas síndrome. JAMA. 1962; 181: 17-24.
  • Kim YS, Leventhal B. La intimidación y el suicidio. Una revisión.Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 133-154.
  • Kivimaki M, Leino-Arjas P, Virtanen M, et al. El estrés laboral y la incidencia de la fibromialgia diagnóstico reciente:. Estudio de cohorte prospectivo . J Psychosom Res 2004; 57 (5): 417-422.
  • Kivimaki M, Virtanen M, Vartia M, Elovainio M, Vahtera J, Keltikangas-Jarvinen L. El acoso laboral y el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la depresión. Occup Environ Med . 2003; 60 (10): 779-783.
  • Condiciones Kumpulainen K. psiquiátricos asociados con la intimidación. Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 121-132.
  • Laflamme L, J Moller, Hallqvist J, K. Engstrom victimización entre iguales y lesiones intencionales: cuentas cuantitativas y cualitativas de las interacciones físicas perjudiciales entre los estudiantes. Int J Adolesc Med Health . 2008; 20 (2): 201-208.
  • McCabe RE, Antonio MM, Summerfeldt LJ, Liss A, Swinson RP.Examen previo de la relación entre los trastornos de ansiedad en adultos y la historia de auto-reporte de experiencias burlas o acoso escolar. Cogn Behav Ther . 2003; 32 (4): 187-193.
  • Olweus D. Noruega. En: Smith PK, Morita Y, Junger-Tas J, D Olweus, Catalano R, Slee P, eds. La naturaleza de la Intimidación Escolar. Una perspectiva transnacional. 1ª ed.Londres: Routledge; 1999: 30-31.
  • Paice E, Aitken M, Houghton A, Firth-Coznes J. maltrato entre los médicos en formación: se cruzan encuesta seccional. BMJ .2004; 329 (7467): 658-659.
  • Smith PK, Monjes CP. . Los conceptos de intimidación: aspectos culturales y de desarrollo . Int J Adolesc Med Health 2008; 20 (2): 101-112.
  • Sourander A, Jensen P, Ronning JA, et al. Agresores y víctimas de la infancia y el riesgo de la delincuencia en la adolescencia tardía:. El finlandés de un muchacho a un hombre de estudio . Arco Pediatr Adolesc Med 2007; 161 (6): 546-552.
  • Srabstein JC, P Joshi, Debido P, et al. Prevención de riesgos para la salud pública relacionado con la intimidación:. La necesidad de un enfoque comunitario conjunto . Int J Adolesc Med Health 2008; 20 (2): 185-199.
  • Srabstein JC, Piazza T. La salud pública, la seguridad y los riesgos educativos asociados a las conductas abusivas en los adolescentes estadounidenses. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 129-139.
  • Srabstein JC. Las muertes vinculadas a la intimidación y las novatadas. Int J Adolesc Med Health. 2008; 20 (2): 223-233.
  • Srabstein JC, McCarter RJ, Shao C, Huang ZJ. Morbilidades asociadas con comportamientos de intimidación en los adolescentes. Estudio basado Escuela de adolescentes estadounidenses. Int J Adolesc Med Health . 2006; 18 (4): 587-596.
  • Woelfle CY, McCaffrey R. Enfermera en enfermera. Foro Nurs .2007; 42 (3): 123-131.
  • DF Wood. La intimidación y el acoso en las escuelas de medicina. BMJ . 2006; 333 (7570): 664-665.
0
0

Educacion: Que es un circulo de dialogo? Practicas para un buen convivir

Breve explicación de cómo funciona un círculo de diálogo

Un círculo de diálogo, es un espacio grupal, un pequeño colectivo de personas que desean unirse cada cierto tiempo, digamos cada semana o cada mes, para practicar y desarrollar las habilidades de comunicación de una forma que podamos ir más allá de la discusión, del enfrentamiento. Intentamos a través del diálogo aprender juntas y juntos, reflexionar de forma más profunda sobre problemas, sobre asuntos que nos importan, descubrir que conocemos muchas cosas más de las que creemos. Pero lo más importante es que a través del diálogo que no es la discusión, re-aprendemos a conocernos a nosotras y nosotros mismos, y de esta forma ser más sabios. También a través del diálogo establecemos lazos profundos con las y los demás seres humanos con lo que compartimos nuestro círculo, de forma que poco a poco comenzamos a crear lo que podemos llamar una comunidad auténtica…

Ejemplo de un bollaste de invitación a un círculo de diálogo:

¿Es posible conocernos de forma más profunda?

¿Podemos re-aprender a pensar operativamente no sólo desde nuestro cerebro?

¿Si desarrollamos nuestra inteligencia emocional, puede nuestro pensar y nuestro vivir ser más sabio y equilibrado?

¿Es posible que en el conflicto podamos dialogar compasivamente y lograr armonía?

¿Acaso el dialogar en círculo crea una magia y creatividad colaborativa que no ocurre en situaciones más rígidas?

¿Nos damos cuenta de que nuestras emociones, nuestras creencias, nuestra imaginación y nuestra intuición están fragmentadas y poco colaboran en nuestro pensar?

¿es posible co-crear en comunidad, desde una inteligencia colectiva, proyectos e iniciativas más allá de nuestras “opiniones” o de la “mejor idea”?

¿Cómo podemos participar en pequeñas comunidades para juntos crear mejores formas de vivir?

Si estas preguntas nos hacen sentido, si creemos que podemos cultivar activa y amorosamente la calidad de nuestro ser para comunicarnos, crear, colaborar y pensar de una mejor forma, entonces quizás sea un buen momento para involucrarnos en un taller de diálogo profundo

Espacio de saberes para la facilitación del diálogo y la participación comunitaria

0
0

Neurociencia en la educacion: La atencion es una emocion

La atención es una emoción:

Dr. Donald Nathanson:  Muy a menudo, cuando pensamos en la educación y el proceso de la educación tomamos la posición de que la educación es acerca de la forma en que un niño recibe información y la procesa. Eso es totalmente cognitiva. Pero resulta, que para sorpresa de la mayoría de la gente, la educación es también sobre la emoción.

Yo no sólo significa que usted tiene que aprender cómo se va a controlar sus emociones en el aula. Quiero decir, dar por sentado que tenemos que prestar atención a que el material que el profesor nos está mostrando, prestar atención como todo el mundo en la clase está prestando atención, pero lo que quiero decir es que ordinaria, normal, la atención en sí es una emoción .

Nosotros realmente no entendemos que desde hace muchos años. Nos pareció que había una atención normal, pero que la distracción de ella participamos emociones. Ahora entendemos que hay una emoción específica que implica el rango de interés de leve a pura emoción. Se puede ver en la cara: la frente, las cejas están abajo, la cara a veces se inclina hacia un lado. Si nos fijamos en el niño que se ve la actitud facial somos conocida como pista, mira, escucha ‘. Y cuando el niño se centra, presta atención, de verdad se interesa e involucrado con lo que está pasando, eso es lo que creemos que es la aproximación normal para el aprendizaje en la escuela.

La gente bien, usted ha oído hablar de Trastorno por Déficit de Atención, y curiosamente se trata con medicamentos que alteran las emociones, a pesar de que todo el mundo piensa que está tratando algo cognitivo. No lo es. Lo que está haciendo es hacer más interés al alcance del niño.

Ahora surge la pregunta, y una pregunta que es vital creo que este trabajo sobre el problema de aprender a leer, que no hay nada de natural en aprender a leer. En cierto sentido, nos engañamos al niño a prestar atención a las palabras en una página como si él o ella va a ser capaz de entender esas palabras. Oh, por supuesto, podemos decir CAT hechizos gato, ver Dick correr, o mira el perro, y esas palabras son probablemente bastante fácil para el niño a descifrar. Pero tan pronto como el niño se encuentra con palabras que son más ambiguos, que un niño no puede entender de inmediato, ese niño pasa por un proceso que ha sido poco conocida hasta hace poco.  

 

0
0

Neuro Psico Educacion: Las neurociencias en el aula, fundamental para el cambio en educacion

foto face dina

En un experimento muy famoso, los investigadores mostraron cortometrajes de profesores a alumnos para que éstos evaluaran a aquellos únicamente a través de las imágenes observadas. A los pocos segundos de ver al profesor, estos alumnos lo valoraban de forma parecida a otros que ya habían estado un semestre en clase con él (Ambady y Rosenthal, 1993). A parte de demostrar este estudio la capacidad del alumno para detectar con rapidez qué profesor puede ser beneficioso para acompañar su proceso de desarrollo y aprendizaje, revela la importancia de la comunicación no verbal en las relaciones en el aula y, en definitiva, del ingrediente emocional. El buen profesor muestra expectativas positivas a sus alumnos y éstos son capaces de captarlas obteniendo mejoras académicas (efecto Pigmalión positivo).

¿Qué piensan los alumnos?

Quisimos plantear la cuestión que da título al presente artículo a un grupo de 39 alumnos de primero de bachillerato (etapa preuniversitaria en España). Para no condicionar las contestaciones, no se les facilitó ningún tipo de respuesta orientativa, aunque se les pidió que dieran tres, como máximo, que ellos creyeran que caracterizan a un buen profesor. Las respuestas fueron las siguientes:

Qué esperas de un buen profesor

Como observamos en el gráfico, los alumnos creen que la competencia profesional del profesor no se restringe a las cuestiones meramente académicas  (conoce su materia) sino que, aun siendo importantes, han de ser complementadas por otras relacionadas con aspectos socioemocionales, entre los que destacan la necesidad de mantener una relación empática (se preocupa por el alumno), entender las problemáticas del adolescente actual tanto a nivel personal como académico (es comprensivo), u otros relacionados con el propio carácter (muestra entusiasmo o es simpático).

Lo cierto es que el profesor no puede estar margen de la opinión de sus alumnos y no puede plantear los procesos de enseñanza y aprendizaje sin tener en cuenta sus particularidades o no ser sensible a la diversidad.

El buen profesor desde la neuroeducación

Conoce su materia y reflexiona sobre ella

El buen profesor conoce bien la materia que imparte y es capaz de reflexionar sobre qué es lo importante saber en esa disciplina (Bain, 2007). Ello le permite organizar las clases de forma adecuada optimizando la atención del alumno que sabemos sigue procesos cíclicos.

Inspira

El buen profesor es inspirador y transmite entusiasmo por lo que hace, fomentando un aprendizaje significativo. Es capaz de generar un contagio emocional en el aula que facilita un aprendizaje por imitación adecuado a través de la activación del sustrato cerebral que nos mantiene conectados, las neuronas espejo.

Da autonomía

Uno de los grandes objetivos de la educación debe ser el de fomentar la autonomía del alumno haciéndole participar en el proceso. A través de su motivación intrínseca, el alumno ha de responsabilizarse de su aprendizaje (Gerver, 2011). Y para que se dé esto, en el proceso inicial, la neurociencia ha desvelado la importancia de despertar la curiosidad (el lóbulo frontalse activa más ante una tarea novedosa) para así, mediante el estímulo emocional adecuado, facilitarse la atención necesaria para el aprendizaje (Mora, 2013).

Propone retos adecuados

El buen profesor descubre y estimula las fortalezas de sus alumnos, siendo capaz de proponer retos adecuados. Para ello es imprescindible tener en cuenta los conocimientos previos del alumno y ahí desempeña un papel importante la memoria. Cada nueva idea debe construirse sobre lo que ya se conoce, fomentándose así la comprensión a través de ejemplos reales y sus correspondientes comparaciones (Willingham, 2011).

Fomenta la creatividad

Pero sólo con la memoria no es suficiente. Ante un futuro incierto, es fundamental enseñar estrategias que permitan un pensamiento creativo, crítico y flexible. El buen profesor sabe ceder el protagonismo al alumno suscitando procesos de investigación  a través de las preguntas adecuadas y aceptando diferentes formas de resolver los problemas.

Acepta el error

El error forma parte del proceso de aprendizaje y ha de ser aceptado de forma natural. El cerebro, que tiende a justificar las creencias previas (disonancia cognitiva) requiere del error para progresar; la equivocación nos permite acercarnos al éxito de una idea (Forés y Ligioiz, 2009). La propia plasticidad cerebral conlleva el proceso de aprendizaje continuo.

Tiene  vocación

El buen profesor disfruta de su profesión, se responsabiliza de la misma y asume su enorme trascendencia, reflexiona sobre las prácticas educativas partiendo de la base  de que el aprendizaje es un proceso complejo, se adentra en el futuro a través de una formación continua y comparte. Como dijo Manfred Spitzer, el profesor es el instrumento didáctico más importante (Spitzer, 2005).

Y sobre todo, mira con afecto a sus alumnos

El alumno necesita ser reconocido. Para ello, es fundamental elogiarlo por su esfuerzo y no por sus capacidades, activándose así el sistema de recompensa cerebral asociado a la dopamina. El buen profesor interactúa de forma adecuada con el alumno, es accesible y agradable. Y sabe que la educación restringida a la transmisión de conocimientos académicos es insuficiente, es decir, que es imprescindible una educación socioemocional que forme personas íntegras capaces de generar un futuro mejor.

Conclusiones finales

En el proceso de mejora de las prácticas educativas entendemos que es esencial tener en cuenta la opinión de los alumnos. En cuanto al papel que desempeña el profesor, lo que lo alumnos nos responden está en consonancia con lo que sabíamos, esto es,  que el profesor que dejó huella en nosotros fue por cuestiones emocionales. Ese buen profesor seguramente era exigente, pero tenía grandes expectativas sobre sus alumnos y eso posibilitó la necesaria motivación.

En los tiempos actuales en los que nos planteamos una transformación en la profesión docente y un cambio de paradigma en la educación, resulta imprescindible tanto para el profesor como para el alumno conocer cómo funciona el cerebro humano. La excelencia educativa pasa por concretar las finalidades del aprendizaje, que por supuesto ha der significativo, y disponer de los conocimientos científicos que nos suministra la neuroeducación sobre cómo aprendemos. Y en este camino hacia la mejora de la práctica educativa, el rol que desempeña el nuevo y renovado profesor es fundamental. Ken Robinson lo resume muy bien (Robinson, 2011): “Los verdaderos desafíos a los que se enfrenta la educación sólo se solucionarán confiriendo el poder a los profesores creativos y entusiastas y estimulando la imaginación y la motivación de los alumnos”.

Fuente: Jesús C. Guillén https://escuelaconcerebro.wordpress.com/category/neurodidactica/

1
0