Bullying: El Niño/a no “es” un maton, un bully, un agresor, sino es producto de una CONDUCTA imitativa

 

Alfabetizador sexto grado Sarah Murphy, aquí con el estudiante Abby Haling, solicitó una beca para administrar el 'I Am Somebody' campaña contra el acoso escolar un año de duración.
 Sarah Murphy

Hace poco tuve la oportunidad de hablar, con una de las que creó una campaña exitosa en USA, sobre el bullying. Ella se llama Sarah Murphy y nos revela, al igual que vengo insistiendo en mi web, y distinto a muchos especialistas que opinan en este tema, que para construir una cultura de paz escolar y trabajar con el acoso escolar para que sea sustentable; justamente hay que cambiar la visión: esa del “matón infantil”, ni de “agresores”, ni de “acosadores”.

La maestra de sexto grado, Sarah Murphy, le dice a sus estudiantes que existe un comportamiento intimidatorio en el bullying, y que es un “efecto domino”. Ser “Bully” no es algo que ustedes sean, es algo que se hace – y que es un comportamiento que podemos cambiar, ya que es aprehendido e imitativo!!!

Ese es el mensaje de Murphy, de la campaña “I Am Somebody“, que ella trajo a escuelas intermedias Wausau, después de ver la película documental “Bully”, que impresionó al hacer notar y a aceptar la gravedad de la cuestión. Ella desarrolló un plan de estudios y los materiales para el programa, para construir sobre las lecciones de esos períodos de sesiones, a las que asistieron todos los estudiantes de secundaria en las escuelas Horace Mann y John Muir, así como por muchos miembros de la comunidad. Comenzó grupos extracurriculares para ayudar a difundir el mensaje.

Y ella ha visto cambios reales. Los estudiantes de secundaria están en una edad en que están encontrando su lugar. Ellos quieren ser aceptados por las jerarquías sociales complejas –  de muchas maneras por el acceso constante de los niños a los medios sociales- y el desarrollo de su propia identidad. Eso significa, dijo Murphy, que los años de escuela intermedia son exactamente el momento en que los niños pueden tomar la decisión de no ver la intimidación como una conducta errada y hay que profundizar en ello.

Como cultura, nuestra comprensión de la intimidación, es un medio para un cambio radical. Nosotros no pensamos más en ello como simplemente “parte de crecer”. Sabemos que es muy complicado, y que los que tienen conductas de matoneo en un contexto, pueden llegar a ser víctimas de otro. Por lo tanto, debemos trabajar fuertemente en ello.

Posts relacionados

No hay comentarios

Posteá tu comentario