Bullying: Como enseñar la “resiliencia” en la escuela

 

foto face libro4

 

Ana Frank nos dejó un hermoso ejemplo de capacidad de resiliencia. Antes de morir, en el genocidio nazi a fines de la Segunda Guerra Mundial, escribió en su diario de vida: “Yo no pienso en toda la miseria, sino en toda la belleza que aún persiste. Esta es una de las cosas que nos hace tan distintas a mi mamá y a mí. Su consejo, cuando una está melancólica, es: “Piensa en toda la miseria que hay en el mundo que a ti no te toca”. Mi consejo es: “Sal para afuera, sal al campo, goza de la naturaleza y del sol. Trata de recapturar la felicidad en ti misma y en Dios. Piensa en toda la belleza que todavía queda alrededor tuyo. Sé feliz.” (7 de Marzo de 1944)

¿Qué significa “resiliencia”?

El término resiliencia proviene de la física. Expresa la capacidad que tienen algunos materiales de recobrar su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora.

Este término fue adoptado por las Ciencias Sociales para referirse a la “capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformado positivamente por ellas” (Grotberg, 1995).

La resiliencia no es un estado fijo, ni acabado, o estable; es un proceso que se construye a largo plazo, de naturaleza dinámica. Puede cambiar a través del tiempo y las circunstancias. Tiene dos componentes importantes: la resistencia a la destrucción y la capacidad para reconstruir sobre factores adversos.

La resiliencia es una capacidad universal. Todos tenemos algunas características resilientes y podemos desarrollarlas aún más. Si bien algunas personas tienen tendencias genéticas que contribuyen a su resiliencia, como temperamento desenvuelto y atractivo físico, la mayoría de las características asociadas con la resiliencia puede desarrollarse. La resiliencia nos permite tener una mirada más optimista de la vida. Frente a situaciones aparentemente sin esperanza, es posible construir un camino de resiliencia, dejar atrás los determinismos de la genética y del medio y abrirnos a la creatividad y a la libertad.

¿Cómo se construye la resiliencia?

Stefan Vanistendael -belga, experto en temas de infancia; autor, junto con Jacques Lecomte de La felicidad es posible. Despertar en los niños maltratados la confianza en sí mismos. Construir la resiliencia – desarrolló la imagen de una “casita” para representar en forma esquemática aquellos elementos con los que se puede construir la resiliencia. La “casita” es una pequeña casa compuesta de varios pisos y habitaciones. Cada habitación refiere un campo de intervención posible para la construcción o el mantenimiento de la resiliencia.

  • Los cimientos representan las necesidades materiales básicas, como la comida y los cuidados de salud.
  • El subsuelo está formado por los vínculos y redes de contacto. Se necesita al menos un vínculo fuerte con una persona que crea en las potencialidades del niño o niña y lo acepte como es, en forma incondicional. Esta persona puede ser un familiar, un vecino o un profesional. Todos podemos asumir este papel frente a un niño o conocido en dificultad.
  • En el primer piso se encuentra la capacidad de descubrirle sentido a la vida, lo cual puede estar vinculado a la fe religiosa, al compromiso político o humanitario.
  • En el segundo piso hay varias habitaciones: la autoestima, las aptitudes personales y sociales, el sentido del humor. Este último transforma la realidad de la vida en algo más soportable y positivo. Las personas capaces de reírse de sí mismos, ganan en libertad y fuerza interior.
  • En el entretecho hay una gran habitación abierta, para las nuevas experiencias por descubrir. Esto representa la capacidad de creer que la vida no se acaba con la desgracia ni el sufrimiento y que ella aún puede dar sorpresas.
Imagen de la

¿Cómo puede la escuela ayudar a fortalecer la resiliencia en los niños?

Después de la familia, la escuela es un ambiente clave para que los niños adquirieran las competencias necesarias para salir adelante en la vida y desarrollen la capacidad de sobreponerse a la adversidad. Aunque en muchas escuelas existen obstáculos para construir resiliencia en sus alumnos y alumnas, cada docente en su aula puede crear condiciones adecuadas para favorecer la construcción de ella.

A continuación se presentan seis pasos cruciales que muestran cómo las escuelas y los docentes pueden ayudar a promover la resiliencia en los niños:

Pasos 1 a 3: Mitigar el efecto del riesgo en la vida de niños y jóvenes

  1. Enriquecer los vínculos positivos, con los padres y con los alumnos, fortaleciendo, pro un lado, las conexiones entre los apoderados y la escuela, y por otro lado, la vinculación del alumno con el aprendizaje y su permanencia en la escuela. Lo primero se logra instaurando una fuerte participación de la familia en la escuela y lo segundo, ofreciéndole a los estudiantes actividades variadas, como arte, música, deporte, tareas de servicio y muchas otras, después del horario escolar, que refuercen su sentido de pertenencia a la escuela.
  2. Fijar límites claros y firmes, explicitando las expectativas de conducta en la escuela. Es aconsejable que los alumnos participen en la determinación de normas de conducta y de procedimientos para hacerlas cumplir. Los límites deben basarse en una actitud afectuosa, no punitiva.
  3. Enseñar habilidades para la vida, tales como cooperación, resolución de conflictos, destrezas comunicacionales, toma de decisiones, manejo sano del estrés, trabajo en equipo.

    Pasos 4 a 6: Construir resiliencia

  4. Brindar afecto y apoyo, es decir, dar respaldo y aliento en forma incondicional. Este paso es el más importante, ya que parece casi imposible “superar” la adversidad sin la presencia de afecto, que no necesariamente debe provenir de familiares cercanos. Lograr esto en la sala de clases requiere que el docente ocupe tiempo para construir relaciones personales con sus alumnos y alumnas, ya que significa tomarlos en cuenta a todos, estimular a los reticentes; detectar y aprovechar las fortalezas de cada uno; preocuparse e intervenir cuando uno de ellos enfrenta circunstancias difíciles.
  5. Establecer y transmitir expectativas elevadas y realistas que funcionen como motivadores eficaces, sin sobrecargar a los estudiantes. Transmitir mensajes a los alumnos del tipo “convéncete que eres capaz, esfuérzate otro poco”, “este trabajo es muy importante y sé que tú puedes hacerlo bien”. Los docentes expresan expectativas elevadas cuando establecen relaciones personales con cada alumno y se preocupan de él, cuando aplican un método de enseñanza más personalizado y cuando valoran la diversidad.
  6. Brindar oportunidades de participación significativa, dándole a los alumnos una alta cuota de responsabilidad, ya sea para fijar metas, ayudar a otros, resolver problemas, tomar decisiones, entre muchas otras. Se trata de contemplar a los alumnos como “recursos” y no como objetos o problemas pasivos. Esta participación se debe extender a la vida familiar y comunitaria.

¿Cuál es el perfil que predomina en mis alumnos y alumnas?

A continuación se presenta un cuadro -basado en las figuras 2.1 y 2.2 presentadas por Nan Henderson y Mike M. Milstein enResiliencia en la escuela (Paidós:2003) – que muestra el perfil de un alumno o alumna con rasgos de resiliencia y el de otro que necesita, claramente, desarrollar esta capacidad.

Pasos Perfil de un alumno con rasgos de resiliencia Perfil de un alumno que necesita mejorar su resiliencia
1- Enriquecer los vínculos positivos Se conecta con al menos un adulto de la escuela.

Participa en alguna actividad antes, durante o después del horario escolar.

Participa en trabajos grupales.

Tiene una conexión positiva con el aprendizaje.

No cuenta con adultos ni compañeros positivos.

No participa en actividades escolares.

No entabla relaciones cooperativas con pares.

Está privado de los beneficios del aprendizaje.

2- Fijar límites claros y firmes Comprende y respeta las reglas de la escuela.

Participa en la determinación de la reglas o normas de su sala, escuela.

Se siente confundido en cuanto a las reglas y expectativas escolares.

No le encuentra sentido a las reglas.

No participa en la determinación o cambio de las reglas o normas del establecimiento.

3- Enseñar habilidades para la vida Es asertivo, sabe cómo resolver un conflicto en forma sana, adopta buenas decisiones y maneja su estrés. No participa de un proceso sistemático de desarrollo de habilidades para la vida.

Presenta conducta inapropiada.

Rara vez es asertivo, no sabe resolver en forma sana los conflictos, no maneja bien su
estrés ni tiene habilidad para resolver problemas.

4- Brindar afecto y apoyo . Siente que recibe cariño y apoyo en la escuela.

Tiene desarrollado el sentido de pertenencia a la escuela.

Visualiza la escuela como una comunidad.

Se siente reconocido y premiado, de diferentes maneras.

Se siente marginado de la escuela.

Cree que nadie se preocupa de él.

Se siente “invisible”.

No recibe reconocimientos positivos.

5- Establecer y transmitir expectativas elevadas y realistas. Cree que toda meta o aspiración positiva puede ser alcanzada.

Demuestra confianza en sí mismo y en los demás.

Se da ánimo a sí mismo y a los demás a hacer algo “lo mejor posible”.

Tiene la sensación de que “yo no puedo”.

Se describe en forma negativa.

Tiene poca confianza en sí mismo.

Se menosprecia a sí mismo y a los demás.

Expresa limitaciones personales basadas en el género, etnia, nivel de ingreso familiar u otros factores.

6- Brindar oportunidades de participación significativa Considera que sus opiniones son tomadas en cuenta.

Ayuda a sus compañeros, realiza actividades de servicio comunitario, colabora en la vida escolar.

Se siente seguro al enfrentar desafíos nuevos.

No reconoce talentos ni habilidades personales, siente que se ignoran sus ideas, opiniones, etc.

Es pasivo.

Es apático.

Duda de su capacidad de hacer un aporte significativo en su entorno.

Actividades para realizar con los alumnos y alumnas:

  1. Investigar y comentar sobre la vida de alguna persona destacada que haya debido enfrentar y superar situaciones adversas en su vida, como Stephen Hawkins, Christopher Reeves, Hellen Keller, Rigoberta Menchú, Ana Frank, entre muchos otros.
  2. Entrevistar a alguien conocido que haya superado situaciones adversas, escribir una breve biografía sobre su vida, leerla y comentarla con los compañeros de curso.

Reflexión personal:

  1. Examina tu capacidad de resiliencia: ¿En qué circunstancias te sobrepusiste a la adversidad? ¿Quién te ayudó? ¿Qué características resilientes puedes detectar en ti.? ¿Cómo podrías mejorar tu resiliencia?
  2. Observa con atención el cuadro y piensa en el perfil de la mayoría de tus alumnos y alumnas. ¿A qué grupo corresponden: a los que necesitan mejorar su resiliencia o a los que tienen rasgos ya construidos de resiliencia? Revisa tus propias conductas: ¿ayudan a sus alumnos a mejorar en este proceso? ¿Qué podría hacer para reforzar la resiliencia de sus estudiantes?
  3. Intercambia tus experiencias con los demás miembros de tu escuela. Identifiquen lo que están haciendo bien en cada uno de los seis pasos y lo que conviene mejorar. En conjunto, elaboren un plan de acción para mejorar la capacidad de resiliencia de sus alumnos y alumnas.

 

 

 

 

Artículo publicado en la revista Aula Creativa K-4, julio del 2004.

Referencias:

  • Henderson, Nan y Milstein, Mike M.Resiliencia en la escuela , Editorial Paidós, Buenos Aires, 2003.
  • Milicic, NevaCreo en ti , Ediciones LOM, Santiago de Chile, 2001.
  • Cyrulnik, BorisLa maravilla del dolor , Ediciones Granica, Biuenos Aires, 2001.
8
0

El Síndrome De La Niñez Medicada

Hoy leyendo unas estadisticas sobre la educación mundial y el comercio de la medicación  infantil, me encontré con este video, es para reflexionar…..siempre hago hincapié, en que educación queremos pra nuestros hijos?,  pero también tenemos que pensar en que adultos queremos para nuestra sociedad?.

Etiquetar a los niños, encansillarlos en una enfermedad y medicarlos, ademas de los efectos colaterales, no hacen a una educación sana y feliz.

Por que no cambiar el tipo de educación para que no haya niños medicados, con el ADD y ADHD, estos niños  pueden aprender correctamente, pero a su tiempo o de distinta manera. Siempre hablo en mis post del tema de la atencion constante que requiere la educación de hoy, que no va de la mamo de los niños, (leer el post http://mediacionyviolencia.com.ar/nativs-digitales-vs-educacion),  su motivación es la rapidez y el cambio constante, por que no adaptarnos a ellos y no esperar que ellos se adapten a nosotros, drogandolos con elegancia.

Cambiemos la educación, adecuemos los planes de estudio para los niños de hoy. No etiquetemos a los niños y mediquemos sin discreción, el único medicamento valioso pero que cuesta mucho mucho,  es la PACIENCIA.

Si les interesa el tema, pueden encontrar mucha info en http://www.cchrlatam.org

0
0

Déficit de atención = desinterés por la escuela de hoy

 

La educación está en crisis. Es un sistema que no esta a la alturas de las necesidades de los niños.

Muchos chicos hoy, sufren en el mundo lo que se denomina Síndrome de Déficit de Atención. No voy hablar de lo que dicen las médicos, pero si puedo hablar, de que podemos cambiar del sistema educativo, para que sea más atractivo para los niños. Ese déficit que sufren algunos niños, que puedan seguir tratándoselo, pero con una escuela que los acompañe y los integre.

Hay un estudio de la Dra. Susan R. Johnson, MD, ella dice: Que existe una relación entre la propiocepción (la capacidad del niño de saber donde está su cuerpo en el espacio) y la capacidad de sentarse quieto y “prestar atención”. Un niño tendrá dificultad en concentrar su atención si el sistema propioceptivo no está aún del todo formado o integrado. Durante los primeros 7 años de vida, la mente del niño debe elaborar un mapa de la ubicación de los receptores de presión de los músculos, tendones y articulaciones de todo el cuerpo. Podríamos decir que la mente tiene que saber dónde está el cuerpo en todo momento. Si la mente del niño no puede localizar las diferentes partes del cuerpo mientras está sentado en reposo, entonces, el niño necesitará mover activamente los músculos o sentarse sobre sus pies para que la mente se “sienta” conectada con el cuerpo mientras el niño mira al pizarrón y presta atención al maestro. Lamentablemente, un niño que se mueve continuamente en su banco mientras mira fijamente al maestro, será interpretado con frecuencia como no prestando atención y recibirá la etiqueta de “Desorden de Déficit de Atención”.

Los invito a ver este Video, que habla de la decadencia del sistema educativo, y lo que le estamos exigiendo a nuestros hijos. Invita a la reflexión.

 

0
0

Bullying: Perfiles para Padres

 

 

Victimas

Baja autoestima, se desespera por no poder (saber) cambiar, creen que no poseen nada positivo que ofrecer y se sienten inferiores en algunas circunstancias.
Sienten miedo y tristeza.
Aumentan los niveles de timidez e introversión, lo que le hace una persona aún más vulnerable.
Bajo rendimiento académico: Un síntoma de alarma y consecuencia a su vez del acoso. Las victimas de acoso tienen afectada la capacidad de aprendizaje a nivel de concentración.
Como consecuencia de su frustración se vuelve más hostil y agresivo (de nuevo un signo de alarma y consecuencia a la vez) y puede llegar a convertirse en un maltratador de otras personas más débiles, replican lo que a ellos le hacen.
Fobia a la escuela.
En casos mas graves de bullying se ha llegado a suicidio.

Agresores/ras

Aprenden a maltratar: Al no recibir consecuencias por su comportamiento.saben manipular.
Dificultad para mantener relaciones interpersonales sanas, basadas en la igualdad y el compañerismo.
Transferencia de ese tipo de interacción dominio-sumisión a otras situaciones sociales.
Problemas para relacionarse en situaciones cotidianas, conducta aprendida de su circulo intimo, repiten modelos o son acosados en otros ámbitos.
Problemas en el rendimiento escolar. Problemas en la vida del aula siempre.

Espectadores/ras

Miedo a convertirse en una victima.
Aprender por observación que ser un agresor o acosador es ser el o la mas popular el o la mas fuerte, tiene respuesta social positiva por parte de los iguales.
ver el acoso como algo normal donde ser el más fuerte es lo que importa.
Falta de sensibilidad social ante el dolor ajeno y la violencia, llegando a la frialdad emocional ante hechos parecidos.
Pensar que la violencia interpersonal no tiene respuestas.
Los acosos escolares o bullying puden ser verbal, físico, sexual, social, o en internet.

fuente http://blogs.gamefilia.com

0
0
Logo Mediacion y Violencia

Bullying: El niño que conmovió al mundo

Un video subido a youtube por un niño de 13 años, mostrando su dolor causado por el bullying (acoso escolar)

 

Este niño a través de este claro e intenso mensaje de como era acosado sistemáticamente por sus compañeros de colegio desde temprana edad, hizo que millones de personas en todo el mundo lo vieran y escucharan hasta la cantante Lady Gaga le envió un mensaje, el pudo poner luz ante tanta oscuridad y así algo tan negativo como bullying transpolarlo en algo positivo, su vídeo ademas fue visto por millones de jóvenes que hicieron la misma temática de vídeo que él, pero brindándole su apoyo o también  expresando que sufrían bullying.El caso de Jonah llego a la televisión y fue entrevistado junto a toda su familia, su vida cambio en forma positiva ahora ayuda a otros niños que sufren del acoso escolar.Con una idea creativa y sin usar violencia revirtió todo ese dolor, lo que en psicología se llama la resiliencia.

2
0