Inteligencia emocional: Como se aprende la empatia?

Aprender empatía

Aprender empatía
En 2008, Barack Obama declaró que existía un déficit nacional de empatía pero, realmente, parece que este déficit es mundial. La sociedad en la que vivimos necesita de una mayor empatía, capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y poder comprender lo que esta siente e incluso lo que piensa, está desapareciendo en los seres humanos ya que existe una cierta tendencia a creer que es algo innato, pero, ¿puede aprenderse?Rotundamente la respuesta es sí como demuestra el programa Roots of Empathy, programa que se inició en Canadá en 1996 y cuya misión es fomentar la preocupación por los otros, la paz y la empatía tanto en niños como en adultos.Este programa se ha extendido a Norte América, Nueva Zelanda, Irlanda… y algunas versiones parecidas se están llevando a cabo en Alemania y España. Roots of Empathy está consiguiendo resultados realmente sorprendentes. Veamos cómo funciona.

En una de las clases de quinto de primaria de la escuela Lucas Vale en Londres, un grupo de niños y niñas de 11 años esperan ansiosos la llegada de Sienna, una bebé de apenas un año de edad. Cuando Sienna llega, toda la clase se tranquiliza, saludan a la recién llegada y observan sus reacciones. Si Sienna sonríe, los niños le sonríen de vuelta y cuando la pequeña rompe a llorar, los niños intentan entender qué es lo que le sucede: “Llora porque no puede decirnos lo que siente” asegura un chico. “O tal vez tiene hambre o está cansada” propone otro.

La instructora, Suzanna Fix, que se encarga de organizar estas sesiones y de preparar a los alumnos, asegura que “en esta clase la empatía se absorbe, no se enseña. El estado emocional del bebé se contagia. Los alumnos reconocen y comparten sus sentimientos y los niños se involucran tanto como las niñas”.

Los estudios han demostrado que el 80% de los alumnos que han participado en este programa alrededor del mundo, aceptan más y mejor a sus compañeros y dos de cada tres han mejorado su conducta social. Además, todos los estudios mostraron que el porcentaje de acoso escolar se había reducido.

Este impacto positivo dura durante al menos tres años después de que finalice el programa. Aun así, es un programa joven y los resultados finales están por llegar. No obstante una cosa está clara: Roots of Empathyaumenta la empatía en los niños cosa que hace que se reduzcan las agresiones y aumente la tolerancia y el respeto.

La opinión de los profesores corrobora el resultado de los estudios. Por ejemplo, la profesora Juliet Uzur, que ha estado con los mismos alumnos durante dos años, ha sido testigo del cambio de estos desde que empezaron el programa Roots of Empathy: “Hablan más de sus sentimientos. Fix consigue que hablen de cómo se sienten durante la sesión y una vez ella se va, los niños siguen haciéndolo. Tuvimos una sesión en la que tratamos el tema del dolor por la pérdida de un ser querido y un chico que normalmente siempre se comportaba muy mal en clase se abrió y compartió con todos que su abuelo se había suicidado. Los demás niños fueron muy respetuosos con él pese a que a los once años, los niños no suelen serlo. Ahora se preocupan más los unos por los otros. Ha sido una experiencia muy gratificante”.

No obstante, hay algunos críticos de este programa que consideran que Roots of Empathy deriva en la pérdida de tiempo de la enseñanza de habilidades cognitivas y educativas. Sin embargo, Gordon, una de las investigadoras y fundadoras de Roots of Empathy, no está de acuerdo y se defiende citando partes de un estudio publicado en el Journal of Creative Behaviour sobre la empatía y la educación que muestra que hay una fuerte conexión entre entender y experimentar emociones y las habilidades cognitivas.

En su libro, “Roots of Empathy, changing the world”, que se publicó en 2005, lo explica de la siguiente manera: “Experimentar una emoción de forma pura requiere habilidades cognitivas porque para despertar al sistema nervioso, tienes que ser consciente de que algo ha cambiado a tu alrededor y ser capaz de entender e interpretar por ti mismo las implicaciones que eso conlleva. Esto lo hacemos constantemente, cada día, pero algunos de nosotros tienen mayor capacidad que otros en este aspecto”.

Además, Gordon no es la única que se ha dado cuenta de la gran necesidad de “enseñar” a la gente a ser empática. A parte de Barack Obama, presidente de los EE.UU, que también llegó a la misma conclusión, elDalai Lama opina lo mismo y, de hecho, el proyecto Roots of Empathy cuenta con todo su apoyo.

“La compasión sincera se basa, simplemente, en reconocer que los otros, como yo mismo, aspiran de manera natural a ser felices y a superar el sufrimiento y en entender que ellos, como yo, tienen todo el derecho de conseguir esa aspiración básica. La empatía que desarrollamos hacia alguien basándonos en este hecho básico es compasión universal”.

El trabajo de Gordon ha producido nuevos datos muy interesantes sobre cómo puede fomentarse la compasión universal. Cuando, hace ya muchos años, Gordon encontró a los primeros padres que querían participar en el proyecto, creyó que eran una excepción. “Pero, ¿sabes qué?” asegura ella, “hay algo sobre ser padre que hace que quieras que tu relación amorosa con tu bebé ayude a los otros niños a ser empáticos, a mejorar. Es algo muy poderoso”.

Tener un nivel alto en matemáticas o en inglés es algo muy importante pero también lo es ser capaz de sentir empatía por los demás, saber cómo se sienten y así poder comprenderlos. Mezclar la inteligencia cognitiva con la inteligencia emocional e intentar poner en práctica esta última cada día no solo nos ayuda a desarrollarla sino también a mejorar nuestras relaciones con los demás.

 

 

http://enpositivo.com/2014/07/aprender-empatia/

0
0

Educacion:Por qué quiero que mis hijas/os aprendan empatía en vez de chino

 

foto face empatia forbesNota de la revista forbes ver completa: http://www.forbes.es/actualizacion/2489/por-que-quiero-que-mis-hijas-aprendan-empatia-en-vez-de-chino

 

Estoy embarazada de mi tercera hija; ya en el séptimo mes y con una tripa notoria. Y cada vez que me subo al metro para volver a casa del trabajo, con el vagón abarrotado, observo cómo la gente, al verme entrar, gira la cabeza hacia otro lado. Mejor dicho, gira la cabeza hacia su Smartphone para evitar ver a una embarazada a un metro de distancia, a quien saben deberían dejarle el sitio. Son muy pocas personas las que me miran a los ojos y se levantan para dejarme su asiento. No sé si saben chino, programación o son buenas en matemáticas. Pero hay algo que sí tienen en común todos ellas: empatía. Empatía de esa que te mueve y te lleva a hacer algo por el otro. Empatía en acción.

Esa es la empatía que mueve a las personas a hacer cosas por los demás. A construir un paritorio en Camerún, a donar su tiempo y esfuerzo por una causa común. La que mueve a un joven a montar una iniciativa social en su colegio.

Pero la cosa no queda aquí. La empatía en acción, en contra de lo que se piensa, no solo es buena porque ayuda a los demás. La empatía es esencial para tener éxito personal. La empatía es la que hace que una persona trabaje bien en equipo, que un líder sea bueno, que una empresa enfoque sus servicios a las verdaderas necesidades del cliente, o que un joven sepa cómo actuar en una entrevista de trabajo.

La empatía no surge solo cuando uno mira a su entorno. La empatía nos hace mirar de otra forma a nuestro entorno, fijándonos en las necesidades y preparando la acción.

De nada sirve que alguien sea un buen orador, si no es capaz de darse cuenta de que lo que está comunicando no interesa. La empatía en acción nos lleva a innovar y nos hace más pragmáticos y exitosos. Más felices. Y, además, ayuda a que el mundo vaya mejor.

La buena noticia es que la empatía se puede aprender y practicar. Existen emprendedores sociales, como la canadiense Mary Gordon, que ya están impulsando la empatía en escuelas desde hace casi 20 años y demostrando con resultados tangibles los beneficios objetivos de la empatía.

Pero no hace falta irse tan lejos. Existen colegios en España que están trabajando la empatía en acción con sus alumnos y logrando resultados excelentes. Este curso, por primera vez, los niños de primaria en Canarias tendrán la suerte de cursar la asignatura–obligatoria y evaluable- “Educación Emocional y para la Creatividad”, donde dos veces a la semana trabajarán la empatía y otras emociones.

A día de hoy, este tipo de indicadores no computa en los rankings de los top 100 colegios de España, que desgraciadamente siguen centrados en los resultados académicos. Pero si todos nos concienciamos de su importancia – como en su día pasó con la alfabetización- y empezamos a demandarlo y a practicarlo, las cosas cambiarán.

Yo quiero que mis hijas aprendan empatía. Para que no giren la cabeza hacia otro lado. Para que sean personas activas a las que sí les importa lo que pasa ahí fuera, y se movilicen por ello. Para que tengan éxito personal y profesional. Y para que cuando vayan a China, sean capaces de entender a los locales con solo mirarles a los ojos.

0
0

Inteligencia Emocional: La Bondad, el antídoto contra el bullying

foto face bondadHoy frases como “Pay It Forward” que están inundando la Web. Se han convertido en términos populares en la sociedad moderna. Quizás esto podría ser mejor explicado por aquellos que han identificado una deficiencia en su vida, y que sólo puede ser cumplida por el “altruismo”.

Parece que no podemos tener suficiente de esas actitudes, sentir buenas emociones pero hay buenas razones para trabajar en ello. Estudios científicos demuestran que la bondad tiene muchos beneficios para la salud física, emocional y mental. Y que los niños necesitan una dosis saludable desde pequeños para poder prosperar, y crecer felices como individuos sanos, y bien completos.

Patty O’Grady, PhD, una experta en neurociencia, el aprendizaje emocional y la psicología positiva, y que se especializa en la educación, nos dice:

“La Bondad cambia el cerebro por la experiencia de la bondad. Los niños y adolescentes no aprenden amabilidad por sólo pensar en ello y hablar de ello. La bondad se aprende mejor sintiéndola para que pueda ser reproducida”.

Felices, cuidando niños

Las buenas sensaciones que experimentamos son producidas por las endorfinas. Activan las áreas del cerebro que están asociadas con el placer, la conexión social y la confianza. Estos sentimientos de alegría han demostrado ser contagiosos y fomentar un comportamiento distinto (también conocido como el altruismo)

Mayor aceptación de los pares

La investigación sobre el tema ha determinado que la bondad aumenta nuestra capacidad de formar conexiones significativas con los demás. Los niños son felices cuanto más están siendo aceptados por sus pares, ya que se sienten muy apreciados e incluídos.

Mayor sentido de pertenencia y la mejora de la autoestima

Los estudios demuestran que las personas experimentan “alta autoestima” cuando hacen una buena obra. Este torrente de endorfinas crea una sensación duradera de orgullo, de bienestar, y un sentido de “pertenencia enriquecido”. Se informa que, incluso pequeños actos de bondad, aumentan nuestra sensación de bienestar, aumentan la energía corporal, y dan un maravilloso sentimiento de optimismo y autoestima.

Mejora de la salud y menos estrés

Ser amable puede desencadenar la liberación de la hormona “oxitocina“, que tiene una serie de beneficios para la salud física y mental. La oxitocina puede aumentar significativamente el nivel de felicidad de una persona y reducir los niveles de estrés. También protege el corazón, al reducir la presión arterial, reducir la inflamación, y los radicales libres, que dicho sea de paso, aceleran el proceso de envejecimiento.

El aumento de sentimientos de gratitud

Cuando los niños son parte de los proyectos que ayudan a otros menos afortunados que ellos, esto les proporciona un sentido real de la “perspectiva”. Ayudar a alguien más, hace a apreciar las cosas buenas en sus propias vidas.

Mejor concentración y mejores resultados

La bondad es un ingrediente clave, que ayuda a los niños a sentirse bien con ellos mismos, ya que aumenta los niveles de serotonina. Este importante químico afecta el aprendizaje, la memoria, el estado de ánimo, el sueño, la salud y la digestión. Tener una actitud positiva permite una mayor capacidad de atención y el pensamiento más creativo, para producir mejores resultados en la escuela.

Reducir la depresion

El Dr. Wayne Dyer, un autor de renombre internacional, dice que un acto de bondad desencadena un aumento de la serotonina, un químico natural responsable de mejorar el estado de ánimo. Este aumento en la felicidad se produce no sólo en el donante y el receptor de la bondad, sino también en cualquier persona que sea testigo de ello. Esto hace que la bondad sea un potente antidepresivo natural . (pdf, 14kb)

Menos Bullying

Shanetia Clark y Barbara Marinak son profesoras-investigadoras de la Penn State en Harrisburg. Ellas dicen: “A diferencia de las generaciones anteriores, los adolescentes de hoy en día están victimizandose entre sí, a un ritmo alarmante”. Argumentan que la intimidación de los adolescentes y la violencia, pueden ser confrontados con programas escolares que integren “la bondad, como la antítesis de la victimización“, incorporando las practicas restaurativas, los circulos de dialogos, en los que vengo trabajando como instrumentos y haciendo posteos en este sitio de Mediación y Violencia desde sus comienzos.

Muchos de los programas contra el “acoso escolar” tradicionales, se centran en las acciones negativas que causan ansiedad en los niños. Cuando la bondad y la compasión son enseñados, fomentan el comportamiento positivo que se espera. Promover su “opuesto psicológico” es fundamental para reducir la intimidación, para crear ambientes escolares cálidos e inclusivos.

Maurice Elias, profesor en el Departamento de Psicología de la Universidad de Rutgers, es también un defensor de la bondad . Él nos dice:

Como ciudadano, abuelo, padre y profesional, es claro que la misión de las escuelas debe incluir la enseñanza de la bondad. Sin ella, las comunidades, las familias, las escuelas y las aulas se convierten en lugares de “incivilidad”, donde es poco probable que tenga lugar el aprendizaje duradero. . . Nosotros debemos estar preparados para enseñar la bondad, porque puede ser bloqueada debido a los malos tratos a temprana edad. Puede ser asfixiada bajo el peso de la pobreza, y puede ser desbaratada por la victimización en el futuro. . . La bondad se puede enseñar, y es un aspecto definitorio de la vida humana civilizada. Pertenece a cada hogar, la escuela, el vecindario y la sociedad.

Se ha convertido en algo muy claro, que la educación moderna debe abarcar más que la parte académica, y que los “asuntos del corazón” deben ser tomados en serio y nutridos como una cuestión de gran prioridad.

1
0

Educacion: Practicas restaurativas en las escuelas, nueva forma efectiva y reparadora de aplicar disciplina positiva

La experiencia de la Justicia Restaurativa en escuelas

La justicia restaurativa en la escuela busca reparar el daño que los problemas, agresiones y conflictos causan en las personas y en las relaciones a través de que se asuman responsabilidades y se reconozcan los errores más que culpando o castigando, y para que este tipo de manejo tenga los efectos educativos que se esperan es necesario que las familias integrantes de la comunidad educativa tenga en su fuero privado prácticas disciplinarias similares que procuren el logro de autonomía.
En este sentido existen algunas claves para la construcción de una comunidad educativa que asume la restauración como un proceso continuo:
1. Desarrollar mentes y corazones restauradores, inculcar sus principios y
filosofía
2. Manejar las situaciones en casa y escuela con base en el diálogo
restaurativo (indagando por las causas de los problemas, manteniéndose
firme en las normas y reglas, y brindando apoyo emocional)
3. Generar prácticas para el manejo de los conflictos que sean fieles a los
principios restaurativos (círculos de discusión, mediación, entre otras)
4. Involucrar a otras personas, cuando la situación lo amerite, en reuniones
restaurativas (grupo de estudiantes del curso, padres de familia, maestros,
etc.)
5. Construcción de comunidad capaz de resolver problemas (diseño de un
programa de capacitación continua que involucre a toda la comunidad
educativa)

La práctica de la justicia restaurativa en las escuelas se basa en principios y prácticas que buscan ante todo hacer del manejo de los conflictos una situación de aprendizaje para toda la comunidad educativa. A diferencia de lo que comúnmente esperamos del manejo de situaciones problema, una institución educativa con filosofía restaurativa no se guía exclusivamente por parámetros estandarizados de sanciones para el manejo de los casos, todo lo contrario, entiende la dimensión humana de cada caso y brinda a las personas implicadas el espacio para transformar
el conflicto y salir fortalecidas en valores y con habilidades para enfrentar nuevos retos.

Según Belinda Hopkins, cuando en una escuela se habla de justicia restaurativa se propone a la base de todas las relaciones en ella una filosofía y una ética de la restauración, sobre esta base se soportan habilidades para el manejo de los conflictos y con estos dos elementos se puede enfrentar el manejo de los procesos.

En primera instancia, la base del trabajo restaurativo en la escuela está cifrado en una Filosofía y Ética cuyos valores son:

1. Respeto
2. Inclusión y sentido de comunidad
3. Responsabilidad
4. Compromiso con las relaciones
5. Imparcialidad
6. No juzgar
7. Apoyar emocionalmente
8. Colaborar y
9. Emponderar

De otra parte, las habilidades que con base en esta filosofía se desarrollan para la aplicación de la justicia restaurativa en la escuela están basadas en la escucha activa que se centra en establecer comunicaciones en las que el principal objetivo es escuchar y comprender al otro antes que expresar las ideas u opiniones propias, y para ello es necesario apartar los juicios o prejuicios que se tienen a priori, centrarse en lo que la otra persona dice, tratando de identificar las ideas principales, las emociones que las acompañan y asegurándose de su comprensión a través de oraciones cortas que parafrasean lo principal de lo que ha expresado. Solamente cuando es claro que se ha comprendido lo dicho por la otra persona se procede a expresar las ideas propias.

Este tipo de escucha busca fundamentalmente:
1. Facilitar el diálogo para resolver problemas
2. Expresar emociones para buscar empoderar y llevar a tomar responsabilidades. Y el tercer elemento, es el manejo de los procesos. Es importante resaltar que una de las principales características de la Justicia Restaurativa es que no existe un modelo único para su aplicación, por ello es posible encontrar gran variedad de prácticas restaurativas y de formas de aplicación pues cada comunidad o institución educativa puede hacer un diseño particular, eso sí, el denominador común es:

PROCESOS Y HABILIDADES
Escucha activa para:
•Facilitar el diálogo y resolver problemas
•Expresar emociones, emponderar y tomar responsabilidad

FILOSOFÍA Y ÉTICA
Valores: Respeto, inclusión, responsabilidad, compromiso con las relaciones, imparcialidad, no juzgar, apoyar emocionalmente, emponderar y colaborar, siempre el respeto por los principios y valores de la justicia restaurativa. Sin embargo, algunos autores sugieren para el desarrollo de procesos en contextos educativos seguir el esquema de preguntas como las que a continuación se presentan:

1. ¿Qué pasó?
2. ¿Qué hizo?
3. ¿Cómo se sintió en ese momento? y ¿ahora?
4. ¿Quiénes se vieron afectados/as?
5. ¿Quién más se vio afectado?
6. ¿Qué necesidades cree que tienen las personas afectadas?
7. ¿Cómo pueden las personas involucradas buscar una salida adecuada?
8. ¿Cómo pueden hacer que todo sea diferente en el futuro?

Tomando en consideración lo expuesto anteriormente, en relación con los principios, los valores y las habilidades para la aplicación de la justicia restaurativa en contextos escolares es necesario distinguir tres niveles:

Primer Nivel: tiene un enfoque preventivo, busca desarrollar habilidades para la resolución de conflictos basadas en los valores y principios de la justicia restaurativa en todas las personas integrantes de la comunidad educativa. Así, en la medida en que se profundiza en este nivel cada vez más las personas al interior de la comunidad tendrán las herramientas para afrontar los problemas con perspectiva restaurativa. Este nivel debe ser abordado tanto en las familias como en el contexto escolar, y se focaliza en reafirmar las relaciones.

Segundo Nivel: está dirigido sobre todo a grupos al interior de la institución educativa. Busca desarrollar habilidades para intervenir en algunos casos cuando los problemas o conflictos involucran grupos o afectan directamente a los mismos. Este nivel implica la utilización de personas que faciliten el acercamiento. En estos casos la práctica de círculos de discusión es una excelente herramienta. El foco de este nivel está en la recomposición de las relaciones rotas o fracturadas por efecto del conflicto.

Tercer Nivel: este nivel involucra la participación de un grupo más amplio de personas incluyendo padres de familia, integrantes de otras secciones de la institución e incluso otro tipo de personas o autoridades fuera de la comunidad educativa, ello lo marca la gravedad del caso. Para su desarrollo pueden ser usadas herramientas como los círculos familiares. El foco de este nivel está en reparar y reconstruir relaciones.

 

Fuente: http://justiciarestaurativa.org/ – Diana Britto Ruiz
0
0

Educacion: Que es la justicia restaurativa para menores?

 

¿Que es la Justicia Restaurativa?

La justicia restaurativa es un nuevo movimiento en el campo de la victimología y criminología. Reconociendo que el crimen causa daños a las personas y comunidades, se insiste en que la justicia repara esos daños y que a las partes se les permita participar en ese proceso. Los programas de justicia restaurativa, por consiguiente, habilitan a la víctima, al infractor y a los miembros afectados de la comunidad para que estén directamente involucrados en dar una respuesta al crimen. Ellos llegan a ser el centro del proceso de justicia penal, con profesionales del Gobierno y del Derecho que sirven como facilitadores de un sistema que apunta a la responsabilidad del infractor, la reparación a la víctima, y la total participación de esta, el infractor y la comunidad.
El proceso restaurador debe involucrar a todas las partes – frecuentemente en careos – es una forma poderosa de afrontar no solo los daños materiales y físicos causados por el crimen, sino además los daños sociales, psicológicos y relacionales.

Cuando una parte no es capaz, o no desea participar en tales careos, pueden efectuarse otros acercamientos para alcanzar el resultado restaurativo de reparar el daño. Respecto a la rendición de cuentas por parte del perpetrador, estos acercamientos pueden incluir reparación del daño, trabajo comunal y sentencias restaurativas. En cuanto a la reintegración de la víctima y el perpetrador, estos pueden incluir apoyo y asistencia material, emocional y espiritual.

Una definición de justicia restaurativa que enfatiza en la importancia de ambos procesos restaurativos y resultados, es la siguiente:

Justicia restaurativa es una teoría de justicia que enfatiza en la reparación del daño causado o presentado por una conducta delictiva. Se alcanza mejor a través de procesos cooperativos que incluyen a todos los interesados.

La justicia restaurativa es diferente de la justicia penal contemporánea en muchas maneras. Primero, ve los actos criminales en forma más amplia – en vez de defender el crimen como simple transgresión de las leyes, reconoce que los infractores dañan a las víctimas, comunidades y aun a ellos mismos. Segundo, involucra más partes en repuesta al crimen – en
vez de dar papeles clave solamente al gobierno y al infractor, incluye también víctimas y comunidades. Finalmente, mide en forma diferente el éxito – en vez de medir cuanto castigo fue infringido, mide cuánto daño es reparado o prevenido.

Reuniones entre Víctima, Infractor y Comunidad

Las reuniones entre víctimas, infractores y miembros de la comunidad afectada son importantes modos de dirigirse a la dimensión relacional del crimen y la justicia. Es aceptado que los siguientes tres métodos son sellos de calidad de la justicia restaurativa.

Cada uno requiere que el infractor admita la responsabilidad del delito. Cada uno esta limitado a las partes quienes participan voluntariamente. ƒ Mediación de víctima e infractor. Este es un proceso que provee una oportunidad a la víctima interesada de reunirse con el infractor en un escenario seguro y estructurado, enfrentándose en una discusión del delito con la asistencia de un mediador entrenado. Los objetivos de la mediación de víctima y infractor incluyen: permitir a la víctima reunirse con el infractor sobre la base de propia voluntad, animando al infractor a comprender sobre el impacto del crimen y tomar responsabilidad del daño resultante, y proporcionando a la víctima y al infractor la oportunidad de desarrollar un plan para tratar el daño.

Tratado de Paz o Círculos de Sentencia

Este es un proceso diseñado para desarrollar consenso entre miembros de la comunidad, víctimas, defensores de víctimas, infractores, jueces, fiscales, consejo de defensa, la policía y trabajadores de la corte, sobre un plan de sentencia apropiada que dirija apropiadamente las inquietudes de todas las partes interesadas. Las metas de los círculos incluye: promover la curación de todas las partes afectadas, dando oportunidad al infractor de enmendar, dando a las víctimas, infractores, miembros de familia y comunidades una voz y una responsabilidad compartida para hallar resoluciones constructivas, dirigiendo causas fundamentales de conducta criminal, y construyendo un sentido de comunidad alrededor de los valores compartidos de comunidad.

Los círculos fueron adaptados de ciertas practicas tradicionales Nativas Americanas, y están siendo utilizadas en todo Norte América y latina

1.- Las PR nos permiten abordar conflictos entre desiguales, con desequilibrio de fuerzas o con terceras personas afectadas,

2.- Las PR no se centran exclusivamente en la resolución de conflictos sino que ofrecen todo un abanico de herramientas y técnicas sencillas de prevención, de construcción del sentimiento de pertenencia al grupo y a la comunidad, de mejora de las relaciones personales …

3.- Las PR están directamente relacionadas con la educación social y emocional ya que trabajan la empatía, el respeto, la asertividad, la autenticidad, la consideración positiva incondicional, la aceptación de las propias responsabilidades …

4.- Las PR también trabajan de forma transversal otras competencias básicas como, por ejemplo, el razonamiento, la argumentación o la cooperación,

5.- Aunque el consenso de toda la comunidad educativa siempre es muy recomendable, las PR no requieren necesariamente el consenso de grandes programas o proyectos de difícil implementación, sino que implican sobre todo una reflexión personal sobre la propia práctica docente y llevar a cabo pequeños cambios de actitud y estilos de comunicación con resultados sorprendentes.

 

Créditos: CENTRO PARA LA JUSTICIA Y LA RECONCILIACIÓN – CONFRATERNIDAD CARCELARIA INTERNACIONAL MAYO 2005PO BOX 17434, WASHINGTON, DC 20041♦♦EMAIL DVANNESS@PFI.ORG
0
0

Practicas restaurativa y círculos de diálogos, para contextos violentos

 

 

Practicas restaurativa y círculos restaurativos, un método de paz y felicidad para tus conflictos!

¿QUÉ SON LOS CÍRCULOS RESTAURATIVOS?

Los círculos restaurativos son una adaptación de prácticas indígenas de todo el mundo, que enfatizan la reparación y aprendizaje a través de un proceso grupal y colectivo opuesto al castigo. Son experiencias enmarcadas en la filosofía de la Justicia Restaurativa y rescatan creencias aborígenes sobre la necesidad de que las personas estén en buena relación con su entorno.

En los círculos participan todas las partes involucradas en un conflicto de modo pacífico y no confrontacional, para hablar del problema y buscar una solución. Si bien el proceso puede incluir la restitución del daño causado, está diseñado en primera instancia para sanar o recomponer las relaciones entre personas dentro de la comunidad, antes que para imponer un castigo.

PREMISAS DE LOS CÍRCULOS

– Hay un deseo universal de estar vinculado(a) con otros(as) de forma positiva.

– Todos compartimos valores clave que implican la vinculación positiva y respetuosa.

– Todo en el universo está interrelacionado, cada acción afecta el todo.

¿QUÉ SUCEDE  EN UN CÍRCULO?

Miembros de la comunidad y personas involucradas en un conflicto o con interés de tratar un asunto se reúnen y un facilitador(a) ayuda a mantener el proceso de diálogo y periódicamente sintetiza la discusión.

APLICACIÓN DE LOS CÍRCULOS

– En la familia

– En el trabajo

– Entre amigos/as

– En la escuela o colegio

– En el sistema judicial

–  En prisión

– En la comunidad

– En la municipalidad

¿CUÁNDO?

–  Todo marcha bien

–  Ante un conflicto abierto

– Necesitamos reparar una relación dañada

– Hay un deterioro en la comunicación

– Tenemos un desacuerdo

– Compartir dificultades

¿QUÉ SON LAS PRÁCTICAS RESTAURATIVAS?

Las Prácticas Restaurativas se han definido como una filosofía o un movimiento orientado a la conciliación antes que a la imposición de una sanción o pena de carácter retributivo. En consecuencia, se centra en la reparación del daño y en la reconciliación de las comunidades de una manera tal, que lo que importa no es el castigo, sino reparar las relaciones que se dañan a partir de un conflicto, de una conducta que infringe los acuerdos de una comunidad o por la comisión de un delito.

Si bien en Argentina es más conocido su uso en el marco de la justicia, se han desplegado una serie de prácticas de conciliación y reparación en ámbitos muy diversos. “Dentro del Derecho Penal Juvenil se reconoce que los conflictos en general causados por menores de edad, así como el delito en específico causan heridas en la víctima, en las comunidades y en el mismo ofensor”.

Es posible observar que desde la Justicia Restaurativa, se despliegan una serie de  Prácticas Restaurativas que han llevado a aplicar estos principios y estrategias en muy diversos ámbitos, tales como el escolar, comunitario, en prisiones, en conflictos de familia, justicia civil, entre otros.

Las prácticas enmarcadas en lo restaurativo extienden la idea de alcanzar una resolución de conflictos por medios pacíficos, que devuelvan a la paz a la comunidad o a  las partes en conflicto. La hipótesis unificadora de estas prácticas es que el ser humano es más feliz, más cooperativo y productivo y más propenso a realizar cambios hacia mejorar su comportamiento cuando la gente que le rodea hace cosas con ellos en lugar de para ellos o por ellos (en su lugar)

Entre las Prácticas Restaurativas de mayor uso se encuentran:

– Mediación

– Círculos restaurativos, Círculos de sentencia

– Servicios en Beneficio de la Comunidad

– Conferencias de grupos familiares

Si bien las Prácticas Restaurativas son una tradición de larga data, su uso estructurado en un modelo de justicia y/o resolución de conflictos es mas reciente (década de los setenta). Algunos estudios han permitido evaluar las ventajas del uso de este tipo prácticas con adolescentes y adultos. En general, es posible señalar que la justicia restaurativa y las prácticas que de ella se deducen presentan ventajas para los que han sido victimas de una ofensa, como para aquellos que han ofendido.

Un proceso restaurativo aumenta las posibilidades de reconocer a la víctima de la ofensa y responsabiliza al adolescente de sus propias conductas. Además indica que para el desarrollo de estas prácticas resulta necesario capacitar al personal lo que incluye por ejemplo, policías, educadores, magistrados, entre otros.

No te pierdas de este nuevo sistema de paz, atrevete a usarlo y ser feliz, tanto vos como los que te rodean!

www.mediacionyviolencia.com.ar

Dra Luciana Cataldi

0
0

Educacion: Encuentro de MyV con Rigoberta Menchu y Perez Esquivel, hablamos de la cultura de paz

foto face menchu

 

foto face menchu9

Mediación y violencia esta trabajando en practicas restaurativas escolares y círculos de diálogos, estas técnicas vienen de los pueblos originarios del mundo, son practicas que se basan  en el dialogo, la comunicacion resolucion pacifica de conflictos. Hoy estuve con dos premios nobeles de la Paz, Rigoberta Menchu y Adolfo Perez Esquivel, los cuales trabajan por y para la paz, nos transmitieron mucha sabiduría y enseñanzas de como educar a los niños para la paz.Escuelas restaurativas, escuelas inclusivas.

foto face perez

“La violencia que se vive por todas partes del mundo tiene su origen en el hecho de que los seres humanos hemos perdido la humildad; se mata, se compra y se impone a toda costa, con un afán materialista, sin buscar la equidad personal ni social, para después pretender que la Policía, el Ejército, los tribunales y las cárceles, resuelvan nuestros excesos, cuando no hemos sido capaces de prevenirlos”, advirtió Menchú hace falta mas embajadores de paz, afirmó que la insatisfacción personal y falta de felicidad de los individuos de hoy los hace buscar en las cosas materiales esa satisfacción. “Recurren al dinero y a la violencia para buscar ese elemento por encima de todo y de todos. Al grito de un ‘sálvese quien pueda’, los hombres avanzan sin siquiera respetar a quien está cerca de ellos”hay que enseñarle a los niños/as a construir paz ser mas restaurativos.

foto face menchu2

Las practicas restaurativas vienen de una investigación que vengo llevando a cabo con los pueblos originarios, los diaguitas, los Quom, Mapuches, Mayas como Rigoberta Menchu.Trato de explorar sus formas tan ricas de resolucion de conflictos en su aldea, como es el uso de la palabra, el dialogo, los círculos de diálogos. y asi unir dos culturas y no perder las raíces de nuestros pueblos. Todo esto es el camino que empece a recorrer sin fines de lucro ni sponsor

0
1

Neuro Psico Educacion: Como funcionan las emociones en el aula?

 

 

foto face inteligencia emocinal

Correlato neural de las emociones

La neurociencia está demostrando que las personas con una gran actividad cerebral en la corteza prefrontal izquierda son más propensas a experimentar sentimientos asociados a la felicidad, la alegría o el entusiasmo. Por el contrario, aquellas con una elevada actividad de la corteza prefrontal derecha (en conjunción con una actividad baja de la corteza prefrontal izquierda) son más propensas a experimentar sentimientos relacionados con la ansiedad o la tristeza.

La corteza prefrontal, sede de las llamadas funciones ejecutivas, es crucial en los procesos de regulación emocional y la región izquierda, en concreto, es capaz de inhibir la amígdala facilitando la resiliencia (Davidson, 2012).

Las preguntas que nos planteamos son las siguientes: ¿Podemos elevar la actividad de la corteza prefrontal izquierda y así convertirnos en personas emocionalmente más positivas? ¿Es posible aumentar las conexiones entre la corteza prefrontal y la amígdala que nos permita soportar mejor las adversidades de la vida?

La respuesta nos la dan las modernas investigaciones en neurociencia y es afirmativa. Las imágenes cerebrales de personas que practican la meditación con regularidad (en especial el mindfulness) revelan que son capaces de aprender a redirigir sus sentimientos y pensamientos y con ello reducen la actividad de la corteza prefrontal derecha y aumentan la de la izquierda, la asociada al bienestar (Davidson et al., 2003). Desde la perspectiva educativa, todo lo que nos relaja es útil, de ahí la importancia de acabar las clases de forma distendida, independientemente de los problemas que hayan surgido durante las mismas.

Efecto de las emociones positivas

Las emociones positivas tienen efectos beneficiosos sobre el aprendizaje al mejorar procesos relacionados con la atención, la memoria o la resolución creativa de problemas. Con la simple observación de imágenes que constituyan estímulos diferentes, ya sean positivos, negativos o neutros, se activan diferentes regiones cerebrales. En el caso de los positivos, interviene el hipocampo que favorece los procesos memorísticos y de aprendizaje mientras que, en el caso de los negativos, se activa la amígdala (Erk et al., 2003):

Emociones y memoria

O al ver películas que provocan diferentes emociones, en el caso de las positivas, se mejora la atención o el pensamiento global (Fredrickson, 2005). Otros estudios recientes demuestran que los niños con bajo rendimiento académico se motivan más si las actividades de aprendizaje les resulta divertidas, como puede ser en el caso de juegos o actividades artísticas (Hardimann, 2012).

Los niños necesitan retos y disfrutar del aprendizaje porque sabemos que existe una correlación fuerte entre el clima emocional existente en el aula con el éxito académico de los alumnos (Reyes et al., 2012). Y se ha comprobado que conseguir el llamado ratio de Losada, una proporción de 3 a 1 entre emociones positivas y negativas, tiene efectos beneficiosos a nivel social o mental y que esa predominancia de pensamientos o interacciones positivas es importante  en las relaciones familiares, laborales y, por supuesto, en las educativas (Fredrickson, 2009).

El clima emocional positivo en el aula: de la teoría a la práctica

Sin obviar que cierto grado de estrés ayuda al alumno a mantenerse activo y puede ser bueno para su rendimiento, cuando alcanza cotas altas o se vuelve crónico resulta muy perjudicial por lo que, en la práctica cotidiana, el aprendizaje requiere trabajar con emociones positivas. A continuación comentamos algunas estrategias que hemos implementado y que hemos comprobado que son útiles para promover entornos de aprendizaje positivos.

Elogios sí, pero los adecuados

Para incentivar su motivación de logro, el alumno ha de ser consciente de su propio progreso. Es por ello que resulta beneficioso utilizar refuerzos sociales como el elogio, siempre que sea adecuado. Cuando elogiamos al alumno por su esfuerzo o actitud y no por su capacidad o inteligencia estamos fomentando su perseverancia y cuando se enfrente a tareas novedosas de mayor dificultad será más difícil que decaiga su empeño. Por otra parte, el elogio específico (“Veo que estáis asumiendo grandes responsabilidades en este trabajo”) es más beneficioso que el general (“Buen trabajo chicos”). Y no olvidemos la importancia de determinados refuerzos no verbales como pueden ser una mirada cómplice, una sonrisa  o un simple golpecito en la espalda del alumno.

Rutinas

La realización de determinadas rutinas aporta seguridad al alumno y puede ayudarle a que mejore su sentido de afiliación y de pertenencia al grupo, tan importante para cultivar las buenas relaciones entre compañeros. Se puede comenzar la jornada diaria dedicando unos minutos a la lectura y reflexión de algún tema de actualidad, se puede acabar la misma dedicando unos minutos a la relajación o se pueden dedicar unos minutos a felicitar todo el grupo a un compañero cuando celebre su aniversario. Siempre utilizando rituales adecuados a la edad del alumnado.

Conectados con la comunidad

Para que el aprendizaje sea significativo, la escuela no puede estar desconectada de lo que ocurre en la vida real. Qué interesante es que, frecuentemente, compañeros de cursos diferentes, antiguos alumnos, padres o representantes cercanos de la comunidad puedan compartir sus vivencias y experiencias. El cerebro social de nuestros alumnos lo agradecerá. En palabras de Richard Gerver: “La comunidad que nos rodea puede proporcionar la historia que vamos a escribir. Si la historia procede únicamente del personal docente, siempre será una fantasía; si procede de todos nosotros, será real” (Gerver, 2012).

Siempre positivos

Es una realidad que en la escuela, tradicionalmente, ha predominado la detección de errores en detrimento de mostrar las fortalezas o virtudes del alumno (en los exámenes prepondera el subrayado en rojo de los errores). Para luchar contra las actitudes negativas que observamos en muchos alumnos debido a experiencias pasadas negativas (“a mí siempre se me dieron mal las matemáticas”, era el comentario de un niño de diez años) se requiere un cambio de mirada y trabajar pacientemente con actividades adecuadas. Por ejemplo, podemos dividir a la clase en grupos de cuatro a seis alumnos eligiéndose un miembro del mismo. El resto, escribe en una hoja aspectos positivos de su compañero, se hace un resumen de las cualidades anotadas y se le entrega. Se repite el ejercicio con los otros alumnos (Vaello, 2011).

Posibilidad de elección

Qué mejor manera para motivar a los alumnos que fomentar su participación permitiéndoles posibilidades de elección y haciéndolos protagonistas activos de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Al elegir voluntariamente, los alumnos se involucran más, fomentamos su autonomía y perciben las tareas como un juego, ese mecanismo natural en el que confluyen las emociones, el placer y la recompensa y que es imprescindible para el aprendizaje. Por ejemplo, se les hace participar directamente en el establecimiento de normas de comportamiento en el aula para que puedan responsabilizarse directamente de su elección. O en el tiempo dedicado a la lectura, se les permite que elijan qué desean leer con la condición de que compartan su aprendizaje con sus compañeros.

Sonríe, por favor

Cuando se les pregunta a los alumnos qué valoran de su profesor suele aparecer el sentido del humor. Cuántas veces hemos asistido a las tradicionales clases magistrales en las que impera un ambiente frío y solemne en el que todo lo que se aleje del silencio sepulcral es interpretado como disruptivo. Pues bien, la neurociencia está demostrando que para optimizar la atención se requiere todo lo contrario, a saber, novedad, actividad y movimiento, es decir, los entornos aburridos dificultan el aprendizaje. Qué mejor manera para generar climas emocionales positivos que cultivar la sonrisa y cierto desenfado que sabemos que es contagioso. Al fin y al cabo, el contagio emocional es el precursor de la empatía.

Al estar de buen humor somos más creativos, resolvemos mejor los problemas y tomamos decisiones más acertadas. Como comentan Anna Forés y Marta Ligioiz: “Sesiones de risa y humor cada día, tras algunas horas de clase, significarán un cambio sustancial, con elevación del estado anímico del alumnado y profesorado. Una atmósfera educativa saludable y estimulante” (Forés y Ligioiz, 2009). Pero evitando ese sarcasmo tan habitual en la profesión docente.

Importancia de las artes

La neurociencia está demostrando la importancia de las disciplinas artísticas como la música o el teatro, para desarrollar competencias básicas en el proceso de desarrollo personal y académico del alumno como la colaboración, la perseverancia o el autocontrol. Y la adquisición de toda esta serie de habilidades sociales, emocionales y cognitivas no debería aprenderse en actividades marginales, como se hace a menudo, sino que deberían de formar parte del currículo. ¿Se imaginan las tablas de derivadas a ritmo de rap o las leyes de Newton escenificadas en una obra de teatro? Pues es posible.

Aprendizaje social y emocional

La educación emocional ha de ser un proceso continuo que permita adquirir una serie de competencias esenciales para el desarrollo integral del alumno y que le permitan afrontar la vida aumentando su bienestar personal y social. El objetivo de las actividades elegidas (seguramente para realizarlas en las actividades de tutoría, aunque este aprendizaje debe estar en conexión con el resto de asignaturas) ha de ser el de desarrollar habilidades para generar emociones positivas o adoptar actitudes positivas ante la vida, entre otras (Bisquerra, 2012). Se fomenta así la colaboración entre alumnos, la asertividad, el respeto o la adquisición de estrategias para la mejora de la regulación emocional, como el aprendizaje de ese diálogo interno imprescindible que nos puede hacer más optimistas y mejores gestores de nuestras propias emociones. En este proceso, hemos comprobado que la visión de videos sobre historias reales de superación personal y su posterior análisis colectivo resulta muy útil.

El profesor entusiasmado

Y en todo este proceso para generar un clima emocional positivo en el aula, el papel del profesor, el instrumento didáctico más potente, es trascendental. Un profesor que fomenta su amor por la enseñanza, que transmite entusiasmo, que utiliza un lenguaje positivo y respetuoso y que es capaz de mirar con afecto a sus alumnos y de aceptarlos de forma incondicional. En resumen, una persona que constituye un referente válido para ellos porque es capaz de activar sus neuronas espejo y de fomentar un aprendizaje por imitación adecuado. Como decía Mahatma Gandhi: “Sé tú el cambio que deseas ver en el mundo”.

Conclusiones finales

Las emociones son reacciones inconscientes que la naturaleza ha ideado para garantizar la supervivencia y que, por nuestro propio beneficio, hemos de aprender a gestionar (no erradicar).

Uno de los grandes descubrimientos de la neurociencia ha sido el de demostrar que los procesos emocionales y los cognitivos no se pueden separar. Francisco Mora lo resume muy bien: “Todo aquello conducente a la adquisición de conocimiento como la curiosidad, la atención, la memoria o la toma de decisiones, requiere de esa energía que hemos llamado emoción” (Mora, 2013). A lo que podríamos añadir que es más fácil si esas emociones son positivas y, sobre todo, su influencia en el aprendizaje es crucial, entendiendo éste como un aprendizaje significativo que nos permite afrontar las situaciones de la vida contribuyendo a un mejor bienestar personal y social. El cambio es posible.

Jesús C. Guillén

 

 

Fuente https://escuelaconcerebro.wordpress.com/category/neurodidactica/

0
0

Educacion: Scratch una plataforma para que los chicos aprendan a programar gratis

foto face scrach

 

 

La plataforma fue desarrollada por el MIT y busca explotar la creatividad de los usuarios. Está enfocada a los más chicos, pero apunta a cualquier persona que quiera aprender

es un proyecto y un lenguaje de programación desarrollado por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Su objetivo es introducir en diferentes instituciones de educación los paradigmas de programación y, de esta forma, mejorar la educación y explotar la creatividad de los jóvenes.

Si bien fue lanzado en 2006, recién en 2013 alcanzó su primera versión estable y allí fue lanzada al público a través con una plataforma interactiva en Internet. Scratch es de uso libre, no tiene costo y cuenta no sólo con el apoyo de los desarrolladores del MIT sino con una gran comunidad de docentes, estudiantes y otras instituciones, como museos, que utilizan y promueven el uso de esta herramienta en el aprendizaje del lenguaje de programación.

La plataforma Scratch fue pensada para que resulte amigable para los más chicos. El proyecto está pensado principalmente para usuarios de 8 a 16 años, aunque también busca introducir al lenguaje de programación a todos los que quieran aprenderlo. La plataforma está en varios idiomas, incluso en español.

Para los que quieran introducirse en el mundo de la programación desde cero, en la Argentina también se encuentra vigente la plataforma Program.Ar que, de una forma muy similar al Scratch y a otros tutoriales virtuales, te permite ir conociendo poco a poco como funcionan los lenguajes de programación; además el gobierno porteño firmó recientemente un acuerdo con Codeacademy para dar cursos de programación en escuelas.

 

fUENTE: http://www.lanacion.com.ar/

0
0

Cyberacoso: Video del taller “Prevencion del ciberacoso”

Les dejo este video que se puede usar para sensibilizar a los niños/as y adolescentes!

0
0